Articulo Destacado » La Redacción » Portada » TV

Lost sabía

Era un secreto a voces, el final de Lost iba a ser un truño. El comienzo de la sexta temporada ya vaticinaba un final bastante previsible y soso, puesto que la trama no estaba siendo muy allá, y sobre todo con la historia de ese templo sacado casi, casi del mismísimo Port Aventura.

Pero, por otro lado, el final ha sido lo que tenía que ser. Las teorías sobre el cielo, el infierno y el purgatorio eran las más abundantes y factibles, y por muchos esfuerzos de los guionistas por rizar el rizo con osos polares, humos negros, búnkeres, etc., pues al final todo ha acabado de manera sencilla, simple, indolora y amable y con mucho, mucho, amor de por medio.

Han quedado muchas incógnitas por resolverse pero este ha sido el encanto de la serie a lo largo de las seis temporadas que ha durado, así que, mejor. Esto ayuda, aún más, a la creación de la leyenda y del mito en torno al vuelo 815 de Oceanic.

Seguir Leyendo »

Escrito por » 2 Comentarios »