De puño y letra » Literatura

Intermitente

arbolTodos los elementos se confabulaban contra él de forma aleatoria. Entonces no le quedaba otra opción más que refugiarse en su capa de invisibilidad. Allí permanecía varios días, alimentándose de bayas en forma de claves de sol, consonantes y vocales. Era intermitente, como el granizo, la estela del faro, el agua caliente en la ducha abuhardillada, tus caricias en mi cama, el naranja del semáforo, las luces del árbol de navidad, el limpiaparabrisas, mis llamadas, la sonrisa de la vecina del tercero, los ladridos de aquel pastor alemán, tus silencios, la tos de María, las fiestas en la casa encantada, el tarareo de Manu, tus viajes a Sevilla.

Escrito por » Comentarios desactivados en Intermitente

Articulo Destacado » De puño y letra » Literatura

Pitas

Escribía deprisa, tanto que la tinta de la pluma apenas podía seguirle. Tenía la convicción de que si lograba apurar la cuartilla antes de que el minutero alcanzara el cinco, alguna grata sorpresa le esperaría al día siguiente. Esta táctica le había funcionado en varias ocasiones.

escribir

Un día logró beberse medio litro de zumo de tomate en cinco segundos, un récord que le permitió encontrar unos zapatos de su talla, unos mocasines de piel marrones, veinticuatro horas después. En otra ocasión, fue capaz de aguantar dos minutos y medio sin respirar, y la recompensa fue encontrar asiento durante todo el trayecto que le conducía a su trabajo; desde Congosto a Iglesia, nada menos que veinte estaciones.
Por eso, sabía que si esa noche conseguía apurar la cuartilla, algo bueno le depararía el día siguiente. ¿Y qué estaba escribiendo? Ni lo sabía si quiera. Sólo miraba de soslayo la manecilla cada vez más cerca del cinco… Unas pocas líneas más y habría terminado. Diez segundos y cinco centímetros de papel en blanco por rellenar. Cinco segundos. Cuatro palabras más… Y lo consiguió. Dos segundos después de terminar la cuartilla, el minutero llegaba a su meta.

Exhausto y feliz, observó perplejo lo que acaba de escribir: «harina, levadura, huevos, azúcar, mantequilla y una pizca de sal es todo lo que necesitas para hacer unas deliciosas tortitas. Harina, huevos y una pizca para las deliciosas tortitas. Harina de tortitas. Tortitas. Tortitas. Tortitas. Titas. Titas. Palomitas, pitas, pitas de maíz. «

Fuente de la fotografía: web.educastur.princast.es

Escrito por » Comentarios desactivados en Pitas

Cuentos y Relatos » Literatura » Portada

Estrenamos «Cacareos a las tres»

Comenzamos nuestro primer twitter-relato: Cacareos a las tres, de la mano de nuestra brillante editora-creadora-escritora Aan.

Una idea que llevábamos preparando algún tiempo y que hoy da comienzo. Lo podréis seguir através de http://twitter.com/relatando o através de esta misma portada del MW.

pluma2

Habrá dos actualizaciones diarias del relato que esperamos os guste y disfrutéis del mismo. Éste además es el primero de una serie de relatos que tenemos en cartera y que traerán más de una sorpresa que os incluye a vosotros.

Escrito por » Comentarios desactivados en Estrenamos «Cacareos a las tres»

Articulo Destacado » De puño y letra » Literatura

Insomnio

despertadorQue no se me olvide. Mañana tengo que llamar a Rubén y preguntarle cómo le fue su examen. La una. El camión del agua debe estar al caer. ¿Y si le pido que vayamos a cenar mañana? Le tocaría a ella pero tengo ganas de verla. Qué pesado es el perro de la vecina. Fue bonito regalarle aquellos folios a la desconocida del tren, no se lo esperaba. ¿Y qué haría después? Quizá le contó a su pareja lo que le había pasado. ¿Y cómo se llamaría?, ¿Lucía?, ¿Ana?, ¿María? María le pega. A ver si mañana se me quita por fin este dolor de garganta. No levanto cabeza. La una y diez. Duérmete, anda, y no mires más el radio reloj. Mañana tengo que terminar ese informe. No veo claro el comienzo. «Los viajes se llevan uno de cada diez euros de nuestros bolsillos». Demasiado coloquial. «Viajar es uno de los gastos que menos nos reportan». Eso es mentira. Con lo bien que te lo pasaste el verano pasado en Buenos Aires, con Esther en aquella ciudad increíble. Cuántos perros había en Buenos Aires. La clave está en la idea de viaje y gasto. Me duele la cabeza. La una y veinticinco. Ya no mires más el radio reloj, por favor. Creo que mañana la llamo. No le diré nada de quedar, a ver si sale de ella. Le preguntaré cómo está. «¡Hola guapa!», «¡Ey! ¿Cómo estás?», «Yo muy bien, con ganas de que llegue el viernes», «Ya, yo también. ¿Quieres que cenemos esta noche?». No va a pedírmelo tan rápido ni de coña, pero bueno, por pedir… ¡El camión del agua! Hoy se ha retrasado. Son las dos menos cuarto. Miré el reloj, mierda. ¿Por qué se habrá retrasado? Tal vez sea nuevo el regador y ha derrochado demasiada agua antes de llegar a nuestra calle, y han tenido que ir a rellenar el tanque. ¿Dónde cogerán ese agua? En algún estanque no potable, lo dice bien claro el letrero: AGUA NO POTABLE. La almohada está caliente. Así es imposible dormirse. Venga, no pienses en nada y duérmete. «Un viajero no mira su bolsillo sólo hasta el regreso». Me gusta, aunque lo tengo que pulir…

Fuente de la fotografía: www.parasordos.com

Escrito por » 3 Comentarios »

De puño y letra » Literatura

Poseída

lluvia

Estaba tan absorta aclarando las copas de coñac que no se dio cuenta de que había comenzado a llover. Sólo un relámpago logró separar su mirada del jabón y el agua del fregadero. Al ver el resplandor en el cielo, cerró el grifo, dejó la copa a medio aclarar en la pila junto con el resto de la loza, se secó las manos con un paño y con una sonrisa, desapareció de la cocina.

Permaneció quieta unos instantes en el porche, junto a las macetas de geranios y nomeolvides. «La ira de Dios», susurró al observar cómo las nubes cada vez arrojaban más y más agua. Entonces se descalzó, se quitó el delantal y el pasador plateado que recogía su tórrida melena anaranjada. Estaba lista. Dio tres pasos, entreabrió la boca y dejó que el agua la poseyera como nunca antes nadie lo había hecho.

Escrito por » Comentarios desactivados en Poseída

Página 9 de 11« Primera...7891011