Anagil

Ana Gil

No puedo vivir sin pensar. Es una obsesión o una costumbre malsana. Pensar en mi, en los demás, en las cosas que han pasado y están, in situ, ocurriendo. Eso me distingue de mi perro: que cree pensar cuando sólo ladra. El 99,9% de los problemas, crisis, traumas personales y demás carencias se resuelven pensando. Yo cuantifico el éxito en diezsegundos. Aunque a veces no está de más invertir un poco más de tiempo.

Pensar una imagen, un comentario, un suceso… que no es lo mismo que ver una imagen, leer un comentario o conocer un suceso.   Como yo, todos vosotros estáis invitadísimos a repensar lo que sucede entre fogones, paredes y demás rincones del mundo. Esto, como dice una gran colega, “es otro rollo” y muy “higiénico”.

Rincones en los que me encontrarás:

– Bona

– Barib

Sitios en los que estoy presente:

http://diez-segundos.blogspot.com