Alerta »Medio Ambiente »

Tres tristes tigres

Viaje a Ranthambore National Park, santuario del Tigre de Bengala. Recientemente, en un viaje a la India, disfrute de la oportunidad de sentirme niño otra vez. Tuve la suerte de poder escapar al Parque Nacional de Ranthambore y además de ver no a uno, sino a tres tristes tigres.

No os puedo describir con palabras la emoción que siente uno cuando tiene delante de él esta maravilla de la ingeniería genética que la naturaleza ha elaborado lentamente y más, cuando de pequeño uno se tragaba tantos documentales sobre el “lindo gatito”.

Estas fotos que os muestro son como un sueño hecho realidad, cuando deseaba ser de mayor uno de esos personajes que graban los documentales. Pero esta maravilla de la naturaleza está triste, ¿por qué? Porque no ven nada claro su futuro y el de sus hijos…

Este animal está catalogado por la IUCN como una especie en Peligro de Extinción (categoría inferior a Peligro Crítico). El Tigre de Bengala, al igual que el resto de sus parientes que aún no se han extinguido, siente la amenaza de la desaparición (tres subespecies ya no cazan en nuestro planeta). Esta amenaza viene de la mano del hombre, de la caza y de la desaparición de hábitat.

La creciente demanda de partes de tigre en China y Asia Sudoriental, así como la necesidad de exhibirlo como trofeo ha aumentado considerablemente la captura de esta especie. Sin embargo, la caza a veces se consigue controlar con voluntad (sobretodo política) y más en zonas en que otro competidor económico como el turismo se beneficia de ello. Muchos tigres se respetan porque son una fuente de ingresos muy atractiva para el turismo. Quizá no sea lo más ético, pero funciona, especialmente bajo el pretexto de su conservación (e.g. llamarlo “Santuario de Tigres” desborda ironía). Mi visita al Ranthambore National Park contribuyó a ello; pero sobretodo el aumento del turismo nacional dentro de La India ayuda en este aspecto. Recuerdo con mucho agrado a esa gente de todas partes de la india que me acompañaron en esta formidable experiencia.

Un aspecto importante que se debe tener en cuenta es la relación entre el territorio protegido y la población de tigres en este país. Actualmente la India cuenta con 156.700 km2 protegidos y la población de tigres se estima en de unos 1.500-2.000 individuos. El tigre es un animal territorial, un macho necesita al menos 80 km2. Así, en un cálculo a ojo y sin rigor científico, se puede realizar la siguiente operación 157.370/80 = 1.959 tigres pueden vivir ahí (ni toda esa superficie protegida esta ocupada por tigres, ni todos estos viven ahí y los 80 km2 de territorio dependen de las posibilidades de alimentación; además, las hembras sólo necesitan unos 20 km2; etc.). Sin embargo, este podría ser una estimación más o menos próxima de la población actual, lo que indicaría que sus posibilidades de expansión son muy reducidas.

Además, existen otros problemas que afectan a esta especie. Los tigres están diseminados en reservas lejanas, sin comunicación entre sí, y un factor importante para la viabilidad de una especie es la Diversidad Genética y evitar a toda costa la endogamia. A mayor diferencia genética entre individuos mayor posibilidad de supervivencia ante plagas, cambios ambientales (Cambio Climático por ejemplo), etc. Se considera que una población es viable a partir de 250 ejemplares para evitar la endogamia, pero ninguna de esas reservas-isla posee un tamaño suficiente como para albergar tantos tigres. En principio, esto se puede solucionar con el traslado de animales de unos sitios a otros, pero, entonces, ¿cómo de salvajes son mis tres tristes tigres? La ilusión del niño se desvanece…

La destrucción del hábitat es otra de las grandes amenazas que sufre el tigre y quizá, la más importante. La India, con 1.200 millones de habitantes, es el segundo país del mundo después de China; además, se salvó de la catástrofe maltusiana gracias a la famosa “Revolución Verde”, lo que a su vez supuso una mayor presión sobre sus bosques. La frontera agrícola sigue avanzando sobre los territorios naturales.

Como hemos visto, la transformación antropológica del paisaje es uno de los grandes retos para la conservación del tigre que necesita expandir su territorio, pero ¿cómo van a competir con los humanos en un país que precisamente se caracteriza por que “hay mucha gente”? En diez años, se estima que la India supere a China en población y la presión humana aumentará, lo que empujará la frontera agrícola y creará una mayor competencia por el territorio. Retomando nuestro cálculo poco riguroso intuimos que la población total de tigres poco o nada puede aumentar, reduciendo su capacidad para aumentar la Diversidad Genética y, por ende, condenándola a ser más vulnerables a los factores externos.

En mi opinión, por mucho que los tigres se conviertan en una buena fuente de ingresos para el turismo, éstos nunca llegarán a gozar de una libertad total como la de antaño. Estos Parques Naturales acabarán siendo gestionados con una fuerte intervención del hombre y en la práctica, no serán más que unos zoológicos de grandes dimensiones. La superpoblación humana, el modelo de desarrollo, la caza y las amenazas que les rodean hacen que su población se catalogue como en peligro de extinción.

En consecuencia siento que mis tres tigres… están tristes.

También te puede interesar...

Comments are closed.