Internet »La Redacción »Redes sociales »Tecnologia »

Redes y movimientos sociales

Para analizar el papel de las redes en las revoluciones sociales que hemos vivido o estamos viviendo recientemente (Túnez y Egipto principalmente) tenemos probablemente que echar primero una mirada al pasado para comprobar el valor de la herramienta. Porque las redes, en esencia, son eso: elementos de comunicación.

En ese sentido, en España tenemos un ejemplo clarísimo sobre como una herramienta comunicativa puede desencadenar una protesta de gran magnitud con lo sucedido el 13 de marzo de 2004. Creo que todos recordamos con bastante nitidez, las concentraciones de protesta que se produjeron en muchas ciudades de España en frente de diferentes sedes del Partido Popular la noche justo antes de las elecciones generales y con motivo de la información proporcionada sobre la autoría de los atentados del 11 de marzo.

Si recordáis, una de las características que se resaltaron de aquellas concentraciones fue que el llamamiento a las mismas se había producido mediante mensajes de teléfono móvil, es decir, sms. Ayudado además en todo caso por foros en Internet. Ahí ya encontramos un clarísimo de ejemplo de cómo una herramienta comunicativa puede servir para que los ciudadanos se comuniquen y organicen de cara a una protesta masiva o al menos importante.

PRESENTE

Si nos trasladamos al presente, todos tenemos clarísimo la importancia de las redes sociales como herramientas comunicativas y las barreras que de hecho han superado. Las diferencias en precio, alcance, nivel de interacción etc, son notables con por ejemplo los sms que mencionábamos.

El hecho de que tienen un claro componente de ocio también es evidente, aunque no deberíamos olvidarnos de la existencia de redes sociales de marcado, o incluso exclusivo, carácter profesional. Incluso también aquellas redes de un carácter más “ligero” o “variado”, en las cuales muchas veces su uso sí se puede volver ciertamente serio.

Hace muy pocas fechas pudimos comprobar como los ciudadanos sí quieren dar su opinión a través de las redes con temas tan serios como la Ley Sinde, y digo ciudadanos, porque creo que eso que se denomina como “internautas” hoy en día somos todos o al menos una gran mayoría de la sociedad. Creo que es justo recalcar el hecho de que las redes demuestran que los ciudadanos sí quieren opinar, sí quieren participar, en definitiva, son una herramienta que lima bastante ese concepto de pasividad que tantas veces se asocia a la sociedad actual.

Pero los usos “no ligeros” no se quedan ahí y se demuestra por ejemplo cuando ocurre una catástrofe y los ciudadanos utilizan las redes sociales para unirse, para colaborar, etc.

¿CÓMO SE HA EVIDENCIADO ESTO EN LAS ÚLTIMAS REVOLUCIONES SOCIALES?

En el caso de Túnez encontré un artículo muy interesante en la revista Sexenio, titulado Redes sociales y Revoluciones en el siglo XXI, dónde aparecían dos opiniones que me parecen claves:

  • Kamel Jendoubi, presidente de la Red Euromediterránea de Derechos Humanos, las redes sociales en internet no hicieron la revolución, pero fueron de vital importancia para convocar y organizar a miles de personas que salieron a manifestarse a las calles clamando el final de la dictadura. En un país “donde los periodistas están amordazados y la prensa trabaja al servicio de presidente” Twitter y Facebook sirvieron para denunciar todos los actos arbitrarios de su gobierno, y sobre todo, para difundir los cables diplomáticos estadounidenses que hacía referencia al enriquecimiento ilícito de la familia presidencial.
  • Bernabé López García, profesor de Estudios Árabes de la Universidad Autónoma de Madrid considera que el éxito de la convocatoria en las redes sociales radica en que la población tunecina es, en su mayoría, urbana, con alto grado de escolaridad, con acceso a internet, televisión por cable y relativamente joven. Estas características hicieron a su sociedad muy susceptible de ser politizada y sólo era cuestión de tiempo para que la gente exigiera un mayor respeto a sus derechos políticos y civiles.

En Egipto, encontramos un perfil poblacional diferente, pero papel muy activo de los jóvenes. Esto ha tenido más importancia si cabe en que la revolución se haya extendido a ciudades que no eran la capital como Alejandría o Suez según el mismo artículo.

Leyendo otro artículo, en este caso en el blog Cooking Ideas, conocí la opinión de  David De Ugarte afirmó ayer en el programa de Radio 3 Carne Cruda que las redes fueron fundamentales en ambas revoluciones pero que el detonante fue la cadena de TV Al Jazeera:

“Al Yazeera dio una agenda común a los árabes de Europa y del norte de África (…) Las informaciones sobre Túnez y Egipto en TV y en Internet, primero en la página de esos medios y luego en blogs, y más tarde redes sociales, SMS, Facebook y Twitter despertaron a las sociedades de ambos países”.

¿TEMOR DE LOS GOBIERNOS?

Sí, absoluto. No hay más que ver cómo el gobierno egipcio bloqueó Internet y la telefonía móvil durante casi una semana. Lógicamente trataba de cortar la propagación de las ideas, de las convocatorias, etc.

Un temor estúpido que también podrían tener ciertas marcas por ejemplo a escuchar una opinión desfavorable de un consumidor. Cuando el verdadero génesis del problema es la calidad del servicio que des, tan sencillo como eso. Si es bueno habrá más opiniones positivas que negativas. Y al contrario también, pero el problema nunca será la red social o el canal de comunicación de turno. Esto no quiere decir que haya que estar en la redes sociales por obligación, ni nada parecido, no confundamos términos.

En el caso de los gobiernos ocurre algo similar, nunca puedes tener miedo a la verdad. El problema será que esa verdad te deja en mal lugar, no el canal que se ha utilizado para su comunicación. Los gobiernos cuyo papel es correcto lejos de tener miedo a las redes las utilizan acertadamente para ayudar al ciudadano. Los que no están en las mismas condiciones tratan de cortarlas.

LA IMPORTANCIA EN SÍ DE LAS REDES SOCIALES

¿Pero hasta que punto son las redes sociales importantes en estos movimiento sociales? Seguramente es demasiado pronto para analizarlo, pero me atrevería a anticipar que su importancia es grande y relativa al mismo tiempo. Lo explica mucho mejor que servidor, Rosa María Artal en su blog, el cual recomiendo con énfasis. En su artículoRevolución árabe y las redes sociales, Artal realiza un interesante análisis basado además en su reconocida y amplia trayectoria. En ese análisis aparecen varios argumentos entre los que quiero destacar cuatro que me parecen auténticas perlas:

  • Es muy peligroso esto de las “nuevas” tecnologías. Hay mucha gente, intelectuales incluidos, gobernantes -que es lo que peor- que no entienden Internet, y, como no lo entienden, le tienen miedo. Y temen perder el control. Y extienden su miedo para atemorizar a la población, con el único deseo de no perder su poder.
  • Cuando cayó el comunismo no había ni móviles, ni casi teléfonos fijos en aquellos países sojuzgados. Pero igual se enteraron sus ciudadanos de qué les pasaba y qué querían hacer. Porque, insisto, hay un deseo irrenunciable cuya carencia se hace insoportable: la libertad.
  • ¿Qué las redes sociales han mejorado la comunicación? Vaya si lo han hecho, de forma portentosa. Por eso quieren coartarlas desde el poder. Menudo riesgo los ciudadanos unidos y hablando entre sí. Pero solo es un instrumento. Empleado por realidades diversas.
  • Es nuestra hora. Con redes sociales o con tambores de montaña a montaña. Es que, normalmente, los humanos con dignidad la reivindican, más pronto o más tarde.

Argumento todos ellos para reflexionar, puesto que pocas cosas mejores que la experiencia para valorar estas cuestiones.

Otras opiniones

Opiniones sobre esta cuestión:

  • Gabriel Lechón: “Es evidente el poder que tienen (de convocatoria sin ir mas lejos) y el miedo que a su vez tienen los dirigentes de los paises para que como en el caso de Egipto, decidiesen cortar Internet por lo sano”
  • Paloma Moreno: “Las redes son la voz de aquellos a los que han vetado y de los que tienen miedo de usar la palabra. Está claro que prohíben la libertad de expresión cuando cortan el uso de Internet. Prohibir un derecho es antidemocrático. Si el mensaje ha llegado a occidente. ¿Cuántos sms vía redes sociales tienen que enviar para levantarnos de la silla? Son un nuevo medio de comunicación”.
  • Iwan Niemoller: “También en Honduras y Ecuador Tweetter fue un canal de comunicación con el exterior”.
  • César Jiménez (@comunicarmas): “Desde luego se han convertido en un canal no oficial, de persona a persona con difícil control del estado”.

Fuente de la fotografía: gustavocoronel.com.ar

También te puede interesar...

  • Ya comentábamos hace unos días el decisivo papel que están desempeñando las redes sociales en las revueltas sociales que se están produciendo en los países árabes. Clave fueron, sin ir más lejos, ...

  • España es el tercer país en uso de redes sociales por parte de sus internautas, con el 77 por ciento. De acuerdo a los datos de Nielsen, encabezan la lista Brasil, con el 86 por ciento, e Italia ...

  • Danah Boyd, doctora por la Universidad de Berkeley e investigadora del Microsoft Research Center de Nueva Inglaterra ha escrito un artículo muy interesante en el que defiende la idea que las redes ...

Comments are closed.