La Redacción »Radio »

Réquiem por un noticiero mexicano

Decía Noam Chomsky en una entrevista con Antonio Gnoli en La Repubblica el 27 de marzo de 1994: “Los grandes periódicos y cadenas de televisión fabrican o manipulan la opinión del 80% de la población. Existe un modo de tratar las noticias, elegirlas, limitarlas y relanzarlas que es funcional a la elite de poder”

Pues bien, la periodista mexicana Carmen Aristegui no era funcional a la élite de poder y este 6 de febrero fue expulsada del noticiero informativo que conducía con éxito en MVS radio.

Era líder en audiencia en la radio comercial- según IBOPE e INRA-referente público del periodismo con criterio y la avenida Reforma por temporadas era casi empapelada con su foto y su nombre, como reclamo publicitario.

La nitidez informativa de la periodista Carmen Aristegui, su mirada crítica, su habilidad como entrevistadora, su libertad analítica, su ganado respeto y su influencia mediática no jugaban sin embargo la partida marcada por quienes dirigen los lobby del poder.

PREGUNTAS SOBRE CALDERÓN Y DESPIDO

A raíz de la noticia sobre una pancarta abierta en la tribuna de la Cámara de Diputados en la que miembros del Partido del Trabajo (PT) acusaban a Felipe Calderón, presidente de México, de alcohólico, Carmen Aristegui señaló que esta era una cuestión pública que debía tratarse “¿Tiene o no Felipe Calderón  problemas de alcoholismo?”

No hizo afirmaciones, solo preguntas, pero preguntas que irritan a quien no está dispuesto a tolerar los cuestionamientos. Resultado: presiones del gobierno a la empresa informativa, MVS radio. Y si la dignidad se resiste a las presiones: despido por parte de la empresa, con un alegato: el “código de ética”, subrepticiamente se encuentra la triste lógica de la ecuación dinero/poder: “código de ética = publicidad institucional dixit”.

NO ES LA PRIMERA VEZ

Carmen Aristegui ya fue emblema de la censura informativa cuando en enero de 2008 fue despedida del matutino, también líder en audiencia, de W radio. También por hablar, por difundir la represión en Oaxaca o corruptelas oligarcas.

De momento, silencio, pero comienzan a multiplicarse los mensajes de solidaridad en redes sociales y espacios de opinión.  En los próximos días la noticia del despido de Carmen Aristegui se extenderá por México, comunicados de organizaciones sociales y colectivos de periodistas también, quizá alguna manifestación.

¿QUÉ HARÁ EL GOBIERNO?

El gobierno mexicano ¿qué hará? Tendrá el cinismo de decir que no va con él, que no sabe nada, después se lavará las manos con una versión inocua y orquestará una campaña de desprestigio y desinformación, quizá integre un expediente ¿Qué harán los periodistas amenazados, jodidos, precarios, con su código de ética? ¿competidores o solidarios? ¿hartos o silenciados?

En MVS se notó más tibieza que antaño -en W radio- en el noticiero de esta periodista, tal vez controlaba sus palabras y decidía no meterse en temas muy controvertidos (por ejemplo, impunidad militar), tal vez era algo espontáneo. La progresiva restricción de libertad de expresión en México da ganas hoy de repetir hasta la saciedad en todos los tonos y formatos “¿pero es alcohólico o no es alcohólico?”, “¿pero es alcohólico o no es alcohólico?”, “¿pero es alcohólico o no es alcohólico?” y después comenzar a pensar.

También te puede interesar...

1 Comentario

    • Inés
    • el 11/02/2011 a las 1:17 am

    Pues en los acontecimientos: dignidad y esperanza. Aquí una intervención ayer ante la prensa (integra, ya fue reproducida, editada y editorializada en multiples formatos) http://www.proceso.com.mx/rv/modHome/detalleExclusiva/88226 ; después la presidencia se pronunció.