Alerta »Medio Ambiente »

De cerdos, vacas, pollos y cambio climático (I)

Marvin Harris, un conocido antropólogo, daba una explicación ecológica a ciertas prohibiciones presentes en algunas religiones. Por ejemplo para judíos y musulmanes es un tabú el consumo de cerdo como lo es el de carne vacuna en el hinduísmo.

Resulta que según Harris, dichas medidas tienen orígenes prácticos pero, de alguna manera, se incorporaron a través de creencias religiosas para asegurar su seguimiento. Era impensable criar cerdos en climas semiáridos del medio oriente donde tuvieron origen la Toráh o el Corán. Asimismo el ganado vacuno tenía y tiene tantos usos en la India rural, vasta y remota,  que su consumo como carne sería desventajoso.

Desde una perpectiva diferente pero con un resultado muy  parecido el consumo de carne se hace, bajo las circunstancias actuales, casi prohibitivo. Resulta que debido a diversos factores como la optimización en la producción industrial, el crecimiento de la población y aumento de ingresos en economías emergentes, se espera que en pocas decadas el consumo de carne, especialmente vacuna, llegue a duplicarse. Esto suena a buenas noticias para los carnivoros, pero no lo es así para el planeta, incluyendo por supuesto… ¡a los carnivoros!

VARIANTE ECOLÓGICA

Resulta que para alimentar la demanda de cárnicos de los países con alto consumo, los  industrializados o de rápido crecimiento, se requieren enormes extensiones de tierra, sin importar dónde. Solo para citar un ejemplo, el popular y muy inglés pavo de Navidad, se ofrece ahora, como muchos productos, en su variante ecológica.

La idea en principio no es mala, incluso para los mismos pavos que pueden andar relativamente “libres” hasta poco antes de su trágico fin, en una bandeja navideña, sin cabeza y apuntando las alas hacia el techo. Pero resulta que si todos los ingleses quisieran comer pavo criado ecológicamente se necesitaría toda la superficie cultivable del suelo inglés para este proposito. Otro caso es el de las vacas o cerdos dónde por supuesto todas las islas británicas serían insuficientes para satisfacer los más de 80 Kg anuales que se consumen per cápita.

CRIA INTENSIVA

Si por el contrario los animales,  como es más común, se crian de manera intensiva la historia no es menos  preocupante. En ese caso, normalmente en algún otro lugar se tienen que sembrar pastos o granos, como soya o sorgo, para   alimentar los animales. Como consecuencia para suplir esta demanda, muchas veces se talan bosques o afectan ecosistemas de interés en países lejanos. En los últimos tiempos esto sucede comunmente en suelos que tienen su mejor uso en la conservación, como el caso de la selva Amazónica o el bosque nublado Andino. En otros casos pasa lo opuesto; suelos de óptimo uso agrícola son mal logrados o subutilizados como es el caso de llanuras fértiles en Africa y Latinoamérica.

Enlaces relacionados

También te puede interesar...

  • Viene de: De cerdos, vacas , pollos y cambio climático (II) El hecho que comamos carne de algunos animales y no de otros tiene muchas razones culturales o prácticas. Entre ellas están  la dis ...

  • En 2009, la superficie agrícola orgánica aumentó en España un 21,64% y el número de operadores un 17,70%, en comparación con 2008. Por su parte, la ganadería ecológica creció un 19,28%, mientras ...

  • En los últimos tiempos el indicador estrella de las naciones ha sido el PIB y por supuesto, la ortodoxia de que éste a ir aumentando constantemente, sin pensar cómo, da igual, si es por el sector ...

Comments are closed.