Actualidad »Cine y teatro »Cultura »

El making off de «La red social»

En cuestión de milésimas de segundos, uno cae en la cuenta de que es anormal tanto éxito en tan poco tiempo. El 4 de febrero de 2004 Mark Zuckerberg, estudiante neoryorkino de segundo curso, puso en marcha Facebook.

Su objetivo no era otro que comunicarse con sus amigos de la Kirkland House -su colegio mayor- y de la Universidad de Harvard para valorar el aspecto físico de las chicas del campus.

En la actualidad, el sitio ha cumplido seis años y cuenta con más de 500 millones de usuarios en 207 países. Su valor supera los 25.000 millones de euros. El invento de Zuckerberg ha superado en rivalidad a MySpace. Cuando todo empezó, ni Mark ni sus compañeros hubieran imaginado tal revolución ni tampoco que se iba a rodar un peli para rememorarla.

LA ADAPTACIÓN

El guionista de El ala oeste de la Casa Blanca, Aaron Sorkin, y el director David Fincher (Seven, El curioso caso de Benjamin Button) han trasladado esta extraordinaria historia real a la gran pantalla con el título  The Social Network (La red social), basada en el libro Multimillonarios por accidente (Ed. Alienta, 2010). Desde el 15 de octubre está en los cines de nuestro país.

LA CRÍTICA

La red social ha sido calificada de magnífica, descarada y brillante y comparada con Todos los hombres del presidente, célebre película protagonizada por Robert Redford y Justin Hoffman en 1976. Aunque los ejecutivos de Facebook están insatisfechos por cómo se retrata a Zuckerberg en la película -“un auténtico gilipollas”, así lo describen la mayoría de los personajes en el film-, se ha corrido el rumor de que puede ser una seria candidata al Oscar.

EL ARGUMENTO

La cinta se centra en el nacimiento de Facebook y en todo lo que supone su consolidación como la red social más popular de mundo. La historia rueda con agilidad aunque en ocasiones resulta algo intensa -mucho que contar en poco tiempo-. Consigue retratar una dura crítica al universo Facebook fuera de las pantallas de un PC mostrando el estilo de vida de los chavales de Harvard, el modo de comunicarse, la escasa intimidad, las ansias de poder, las fiestas y el sexo.

EL PROTAGONISTA

El talento de Mark es incuestionable. Aunque él es en todo momento repelente, su listeza le hace atractivo al público. La traición a su mejor amigo y cofundador de la empresa Eduardo Saverin (interpretado por Andrew Garfield) -con el que se enfrenta en los tribunales- y la ruptura con su novia Erica dibujan a un mito menos proclive a al aplauso que en otras épocas.

Comments are closed.