General »La Redacción »

México se ha convertido en el país más peligroso de América para ejercer el periodismo…

…y el segundo más peligroso del mundo, después de Irak. Las extorsiones, los homicidios,  las amenazas del narcotráfico, la “judialización” de la libertad de expresión, la impunidad, la discriminación publicitaria y la falta de transparencia una regla creciente en México.

Así lo constataron los relatores de libertad de expresión de la ONU, Catarina Botero y Frank de la Rue, que visitaron el país del 9 al 24 de agosto, y comprobaron como a pesar de reformas a la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información, el Estado no garantiza el ejercicio de la profesión periodística: 64 periodistas han sido asesinados desde el año 2000, según los datos registrados por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), poniendo en riesgo el pluralismo y la democracia.

En su gira los relatores visitaron los estados de Guerrero, Sinaloa, Estado de México y Chihuahua, donde la violación del derecho a la libre expresión, por parte de grupos de la delincuencia organizada y del mismo estado, resulta más aguda. Allí se reunieron con organizaciones de la sociedad civil, periodistas y gobierno. Según cifras extraídas de una investigación hemerográfica,  tan  solo en Guerrero 10 comunicadores han sido asesinados en el último sexenio, y lo que es más grave: todos los crímenes permanecen en la impunidad.

La falta de registro, investigación, Fiscalías especializadas y competentes y de sanciones judiciales a quien atenta contra la vida o la integridad física y psicológica de los periodistas perpetúa la vulnerabilidad y el estado de indefensión en que se encuentran, motivo por el cual señalaron los relatores que “resulta urgente que el Estado mexicano adopte una política integral de prevención, protección y procuración de justicia”.

AMENAZAS CONSTANTES

Y es que, quizá no se ve a simple vista, pero las amenazas, especialmente a quien ejerce la profesión en el ámbito local, son permanentes y en muchos casos provienen desde las altas esferas. A veces, el mero hecho de estar entre dos fuegos de intereses (no necesariamente evidentes) coopta el ejercicio de la libre expresión. En este mundo local, grupos del narcotráfico llaman a periodistas para ofrecer información de última hora que todavía no ha sido ejecutada creando perversas redes de las que es imposible salir, la narcoparapolítica y las desapariciones son utilizados para silenciar temas desvinculando responsabilidades, el allanamiento de casas y espionaje de archivos informáticos se da sin ninguna sanción legal en la práctica, el Ejército es en muchos casos el primero en alterar escenas del crimen, amenazar y ocultar información, etc.

Como si un triste recibimiento se tratase, unas semanas antes de la llegada de los relatores a México, las amenazas enroscadas en los mundos regionales saltaron a la arena nacional.  El 26 de julio, 4 periodistas de Multimedios Laguna; del programa “Punto de Partida” de Televisa México y de Televisa Torreón que se encontraban en Durango fueron secuestrados tras cubrir un  caso de corrupción en un centro penitenciario. Los grupos delincuenciales que los secuestraron pidieron a las cadenas nacionales la retransmisión de videos de interrogatorios hechos a grupos rivales a cambio de respetar su vida. También mantener el silencio en torno al caso. Las empresas cedieron al chantaje. La CNDH publicó un comunicado de prensa al respecto, decisión que resultó polémica.

¿CUAL ES EL CAMINO?

Y es que la violencia y la impunidad producen miedo y autocensura en muchos de los casos, pero, ¿es este el camino más adecuado? El debate es delicado. Denisse Merker, conductora de Punto de Partida, protestó con un apagón en su retransmisión semanal: “no podemos fingir que no está pasando nada” y en la pantalla creció el negro. Esta actitud hizo presión. Ese mismo fin de semana, a pesar de la tónica individualista y poco solidaria que prima en los reporteros, nutridos grupos de periodistas mexicanos salieron a manifestarse en 14 ciudades.

CONTEXTO: CONDICIONES, PUBLICIDAD, ETC

A la violencia, se suman unas condiciones precarias de trabajo, tanto horarias como económicas, que en algunos periódicos locales de nota roja y amarilla llegan al extremo de ser nulas: hay periodistas que trabajan sin sueldo, el dinero obtenido es a través de “chayotes”, sobornos, venta de noticias. Aunque cabe destacar que estos periódicos no están legitimados dentro de la profesión, si tienen repercusiones en la población y en muchos casos ponen en riesgo físico al “reportero” local.

El ejercicio publicitario también es injusto, no existiendo leyes que sanciones en los niveles estatales y federales la discriminación comercial, además las licitaciones de banda ancha y del expectro radiofónico son irregulares y se produce una continua criminalización de las de radios y medios comunitarias.

Aunque se han reducido las penas por “daños a la moral”, en muchos estados continúan aplicándose. Así, en Guerrero, 5 reporteros fueron demandados por el hermano del gobernador en 2007 tras publicar declaraciones de funcionarios públicos sobre unos actos de corrupción. Este año, los juicios contra estos reporteros se reactivaron: la parte acusatoria pide 10 millones de pesos (600.694 euros)

Encendidos los focos, el tema del periodismo en México dará mucho que hablar. Repudios de organismos internacionales se quedan cortos y amenazas inéditas en la región, que ratifican la “colombianización” de México, se incrementan. Si hasta hace unos meses habían sido balaceras o agresiones individuales, esta semana, un coche bomba estalló en las oficinas de Televisa-Tamaulipas. Suma y sigue.

Fuente de la fotografía: http://4.bp.blogspot.com

También te puede interesar...

  • Recientemente conocíamos un informe publicado por Campaña Emblema de Prensa (PEC) en que se afirma que un total de 35 periodistas han sido asesinados en los tres primeros meses del presente año. P ...

  • México se ha convertido en un país peligroso no solo para ejercer el periodismo o la defensa de los derechos humanos, sino para quién observa. La violencia y la impunidad ya no respetan nacionalid ...

  • Mientras las calles se tiñen de rojo, las páginas de los periódicos lo hacen de verde. Cada vez hay más militares en la plaza pública y en tan solo lo que va de 2010 son 7.000 las muertes violenta ...

Comments are closed.