Lo mejor de 2010 »

Teoría del hombre célula

Etiquetas: ,

Nada más nacer el proyecto de elmundodewayne.es, estrenábamos una sección que ya por su título despertó la curiosidad de muchos: Teorías existenciales. Una serie de curiosas y razonadas reflexiones realizadas por el doctor Rompojiev. Y hoy hemos decidido recuperar la primera de ellas.

Hemos resumido con este nombre un abultado número de teorías que recogen además diversas tradiciones, desde la grecorromana, hasta la budista pasando por la judeocristiana e incluso es utilizada como base de cierto sector del ateísmo, por paradójico que parezca.

El origen de esta teoría incluye los pensamientos acerca de que el macrocosmos y el microcosmos son idénticos. El funcionamiento del Universo sigue reglas parecidas al comportamiento del átomo y sus componentes en su interior.

galaxiassAhora incluímos al ser humano dentro de este orden. Según esta teoría, el hombre, lejos de ser el centro de la creación, es un elemento más (y no por ello menos importante) con función concreta, al igual que un ser microscópico, que un protozoo, una ameba o una célula.

Al igual que estos microorganismos, el hombre comenzó organizándose en unos niveles muy básicos. Función de alimentación, función de reproducción, función de supervivencia. Bien por mutaciones, bien por condiciones favorables, o por puro azar, la especie va evolucionando, mejorando su abrigo, la manera de conseguir la comida, cocinarla y así digerirla, y se inician las relaciones sociales. Eso permite comenzar una especialización en las funciones que se va complicando desde las cavernas hasta nuestros días. De la misma manera lo hicieron los microorganismos: al principio, cada uno de ellos ejecutaba todas las funciones; luego al generar cuerpos complejos, se van creando tejidos que se encargan de unas funciones u otras y permiten una vida mejor. Así las sociedades. De este modo en nuestra sociedad nos encontramos con las células que se encargan de escuchar, las que saborean, las que nutren, las que transmiten información, las que vigilan, las que sienten, las que dan placer, incluso todos conocemos verdaderos virus y células cancerígenas dentro de nuestra sociedad.

Hay quien considera erróneo este pensamiento, al considerar que ningún ser humano está pegado a otro como para formar un órgano o tejido. Constantemente formamos redes gracias a las relaciones sociales (familiares, laborales, económicas, culturales, geográficas, raciales…) que nos convierten en partes de un grupo. Y al igual que no existe unión aparente entre los átomos, que se siguen dividiendo en partes cada vez más pequeñas, existen estas «distancias espeluznantes» (precioso nombre impuesto por la física cuántica al que Carmen París dedicó un bolero) que mediante electricidad, energía, amor o pura magia, hacen que todo esto exista en un extraordinario movimiento en equilibrio.

Una vez hemos descubierto el universo, una vez hemos hecho fotos más allá, y hemos descubierto que todo parece ser una maraña de neuronas, o un ojo de alguien que nos mira a través de un microscopio (¿o será un telescopio?), el siguiente paso será crucial: la raza humana puede seguir avanzando si se da cuenta de que todos somos uno, con los cambios de conciencia que ello comporta. Ésa es ya la única posibilidad de conseguir una evolución completa.

Fuente de la fotografía de portada: www.universal-link-888.com

También te puede interesar...

  • Hemos resumido con este nombre un abultado número de teorías que recogen además diversas tradiciones, desde la grecorromana, hasta la budista pasando por la judeocristiana e incluso es utilizada c ...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

  • Se acaba una etapa donde se ha acostumbrado a la sociedad a no pensar, la de los mass media. Comienza una nueva etapa con el reto de la participación ciudadana en los medios de comunicación, aunqu ...

Comments are closed.