Articulo Destacado »Economia »Europa »Mundo »

Grecia: se pilla antes a un mentiroso que a un ciego

Cuando a finales de 2008 Grecia sorprendió a la Oficina Europea de Estadística, (Eurostat) aumentando las previsiones de su déficit de 3,7% a 12,5%, saltaron las alarmas de la Unión Europea: no podía ser que la crisis económica mundial sin previo aviso diera un golpe tan fuerte sobre la situación de las cuentas griegas.

Tras unas cuantas llamadas por parte de la Comisión Europea al nuevo gobierno del socialista Papandreu, los griegos tuvieron que admitir su mentira: habían falseado las cuentas fiscales del estado para continuar dentro del euro y mantener el ritmo de los demás países del viejo continente. Pero como ocurre siempre, la mentira acentuó la situación. Cuando los funcionarios de Eurostat llegaron a Atenas y comenzaron a repasar las cuentas helenas se confirmaron los peores augurios: el estado estaba cerca de la bancarrota.

En los últimos años, el gasto del estado griego había sido descomunal y con un aparato gubernamental que no paraba de crecer. Por ejemplo: un funcionario podía jubilarse a las 38 años de edad y tener el mismo sueldo hasta que llegase a los 65 años. El estado tenía que pagar la jubilación anticipada de la persona durante más de 25 años. Un ciudadano griego que trabaja alrededor de 40 años recibe una pensión cercana al 100% de sus ingresos previos, mientras que en el resto de países europeos recibe un promedio del 60%.

GASTO DESORBITADO

Por supuesto que al igual que el refrán: ‘Cuidado que viene el lobo a morderte’, Grecia hizo caso omiso a las advertencias de la Unión Europea sobre la necesidad de reformar su sistema financiero. Los gobiernos griegos han continuado con un gasto sin ningún control, que durante las épocas de bonanza económica era sustentado por el sistema económico mundial. Pero en momentos de ‘vacas flacas’, sale a relucir los problemas: los gastos fiscales se duplicaron y los ingresos no.

Principal consecuencia de este derroche es que la deuda se fue hinchando como un globo. Todo ello sin que la Unión Europea supiera toda la verdad. El gasto fue principalmente en Defensa y sueldos de los trabajadores: el 4 y el 12% respectivamente. Los demás países europeos su gasto militar ronda el 2% y sus empleados suponen un 9%. Además, Grecia ha mantenido empresas estatales insolventes como es el caso de la Organización Griega de Ferrocariles que se ‘come’ el 0,2% del PIB todos los años.

UN NIVEL DEMASIADO ALTO

Pero ¿cómo mantenía este tren de gasto? Los gobiernos griegos se podían endeudar con facilidad ya que podían vender sus deudas con facilidad en los mercados internacionales. Cuando la burbuja en la que vivían se fue desinflando, el gobierno sólo le quedó otra salida que reconocer su precaria situación a la Unión Europea, que como buen hermano mayor: “Ya te lo dije”.

Como medida de transparencia Grecia anunció una serie de medidas para los primeros tres meses de este año: aumentó los impuestos, recortó los salarios a los empleados públicos y amplió la edad mínima de jubilación. Tan sólo con estos gestos logró reducir en un 40% el déficit. Sin embargo, la Unión Europea continuó con la mosca detrás de la oreja y no antes de darle el dinero comunitario le exigió mayores cambios. Por ello, tanto los gobiernos alemanes y franceses le reclaman al gobierno griego mayores reformas como las anunciada hace unos días: más impuestos, menos sueldos públicos e intentar animar la inversión privada.

El problema griego no es único: Irlanda, Portugal y España son los otros países amenazados. Son economías que han vivido del boom inmobiliaria y su gasto fiscal ha sido bastante fuerte. Lo que si queda claro de esta situación es que el paraguas del euro ha servido para contrarrestar la crisis mundial. Si Grecia hubiera continuado con el Dragma hubiera tenido más capacidad de movimientos (degradar la moneda y aumentar el dinero circulante) pero hubiera estado más expuesta a la ‘Tormenta financiera perfecta’.

Fuente de la fotografía: www.rtve.es

También te puede interesar...

  • Menuda preguntita para titular el post, pues bien, no voy a hablar ni de la novela de Hemingway ni de la canción de Metallica, como ya estaréis imaginando, voy a hablar de Grecia (y un poquito de ...

  • Muchos ciudadanos se hacen esta pregunta estos días. En todos los medios de comunicación sólo ven a sus políticos diciéndoles que voten por algo, en el que ni ellos mismos, que se pierden en sus p ...

  • Esta es la pregunta que se hizo el presidente de Mongolia, Tsakhia Elbegdorj, hace unos días tras su visita a Bruselas donde se encontró con los presidentes del Parlamento Europeo, de la Unión Eur ...

Comments are closed.