Articulo Destacado »Crónicas »Cultura »Música »

Star Wars en concierto (para escuchar)

Recientemente, tuve la suerte de asistir al concierto temático de Star Wars celebrado en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid. La interpretación de tan magnífica obra, compuesta por el gran John Williams (compositor también de obras como la trilogía de Indiana Jones, Tiburón, La Lista de Schindler, Superman, El Patriota…) corrió a cargo de la Royal Philharmonic Orchestra.

Fue un gran espectáculo al que asistieron representantes de muy diversas generaciones, ya que la saga de estas películas ha calado muy profundamente tanto a los que tuvieron la suerte de disfrutar del estreno de la primera trilogía, como a los que nos tuvimos que conformar con verlas siendo pequeñitos, años más tarde de su estreno.

El concierto se presentó como una historia audiovisual cronológica de las seis películas que George Lucas realizó. Antes de cada corte interpretado magistralmente por la orquesta, Anthony Daniels (actor que se encontraba en el interior del androide de protocolo C3PO en la primera trilogía) se encargó de presentar y realizar un pequeño resumen de la historia que, seguidamente, se iba a proyectar e interpretar.

La puesta en escena era realmente impresionante y la ecualización de la orquesta, sencillamente, espectacular. Para los que hemos asistido a conciertos de estilo pop y rock en este mismo espacio, no podíamos dejar de preguntarnos cómo se podían escuchar todas las secciones de la orquesta a la perfección, incluso solos de trompeta y clarinete con una nitidez similar a la que puedes escuchar reproduciendo un compact disc. Es, cuando menos, difícil de comprender que se ecualice a la perfección a una orquesta de más de cien instrumentos y otros tantos en los coros con esta maestría y que no se sea capaz de ecualizar correctamente a una banda de pop o rock de cinco o seis integrantes.

El concierto comenzó, como no podía ser de otra manera, con el tema central de la saga, prosiguiendo con piezas como el tema de amor entre Anakin y Padmé Amidala. Las imágenes proyectadas en la pantalla gigante dispuesta para la ocasión se sucedían al trepidante ritmo que imprimía la orquesta.

Personalmente, eché de menos más imágenes en directo de la orquesta, ya que las imágenes de las películas hacían distraerte de lo que realmente se estaba interpretando en riguroso directo. La velada finalizó con un bis de la mítica marcha imperial que hizo las delicias de los asistentes, totalmente entregados al “lado oscuro” de la fuerza.

Un espectáculo muy recomendable que seguro no dejará indiferente a nadie.

Fuente de la fotografía: bso.org

También te puede interesar...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

  • Se acaba una etapa donde se ha acostumbrado a la sociedad a no pensar, la de los mass media. Comienza una nueva etapa con el reto de la participación ciudadana en los medios de comunicación, aunqu ...

  • 750 días de contenidos nos han ofrecido una pequeña dosis de lectura al menos. Procesos electorales, conflictos, emergencias humanitarias, debates energéticos, cumbres sobre el Cambio Climático, p ...

Comments are closed.