Actualidad conflictiva »América »Articulo Destacado »Conflictos »Mundo »

México armado: la guerrita que crece

Mientras las calles se tiñen de rojo, las páginas de los periódicos lo hacen de verde. Cada vez hay más militares en la plaza pública y en tan solo lo que va de 2010 son 7.000 las muertes violentas en México. El total de decesos en la llamada “guerra contra el marco” asciende a casi 20.000.

En el senado se aprueba una iniciativa por unanimidad para “garantizar los derechos humanos”, una fachada bajo la que se oculta otra iniciativa: la suspensión de garantías individuales por parte del Ejecutivo en caso de “perturbación de la paz pública” y el aumento de competencias al cuerpo del Ejército. Aquí van algunas claves para comprender  lo que sucede en el rompecabezas mexicano a través de los acontecimientos recientes.

LUCHA TERRITORIAL. LABOR PARA EL EJÉRCITO.

El fin de semana del 12-13 de marzo estábamos en la Costa Grande de Guerrero, la playa lucía tranquila y algo de cumbia sonaba a lo lejos. A la mañana siguiente, uno de los periodistas recibió una llamada. En la madrugada había 24 ejecutados en el Estado. Once de ellos en Tierra Caliente, otra gruesa partida en Acapulco, cerca de donde estábamos.

Según narró el semanario Proceso una semana después, los muertos de Acapulco fueron fruto de la disputa entre sucesores de Beltran Leyva, el jefe de jefes,  capturado en diciembre por la Marina. Por la noche los cuerpos de policía recibieron una llamada “no salgan, vamos a limpiar la plaza”. Y no salieron.

Aquí se evidencian dos cosas: cuando se rompe un eslabón de la cadena contra el narcotráfico, a través de violencia y relaciones de intimidación-alianza con las autoridades, los cárteles reacomodan los nuevos ejes de operaciones. Desde hace más de un año las labores de seguridad que cumplía la policía en la mayor parte del país han sido sustituidas por el Ejército, quien se ha arrogado labores de investigación, detención y control de la población.

INTERVENCIÓN ESTADOUNIDENSE

Ese mismo fin de semana, cuatro agregados diplomáticos del consulado estadounidense fueron asesinados en Ciudad Juárez. Estos diplomáticos ya habían recibido amenazas previas.  El gobierno de Barack Obama condenó la acción y el 17 de marzo una partida diplomática acudió a la capital de México para apoyar en la guerra contra el narco. Esta partida estaba formada por personal de alto perfil militar: junto con Hillary Clinton iban Robert Gates el secretario de defensa, y el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, Michael Mullen.

Entre bastidores se acordó que en México se utilizaran las mismas técnicas de inteligencia militar empleadas en Irak y Afganistán para “mejorar” las técnicas rudimentarias de enfrentamiento directo en las calles. Además los agentes del FBI, ya existentes en territorio mexicano, serán legalizados y los cuerpos especiales de las fuerzas armadas serán entrenados por el vecino del norte, hecho que en la práctica ya sucedía: el operativo contra el Jefe de Jefes fue realizado por la Marina, recién entrenada por cuerpos especiales de Estados Unidos.

Fuente de la fotografía: casamerica.es

También te puede interesar...

  • 750 días de contenidos nos han ofrecido una pequeña dosis de lectura al menos. Procesos electorales, conflictos, emergencias humanitarias, debates energéticos, cumbres sobre el Cambio Climático, p ...

  • Se acaba una etapa donde se ha acostumbrado a la sociedad a no pensar, la de los mass media. Comienza una nueva etapa con el reto de la participación ciudadana en los medios de comunicación, aunqu ...

  • Dime con quien andas y te diré de quien eres. El pasado 4 de julio se disputaron en México 12 gubernaturas estatales, 1.533 alcaldías y 508 diputaciones. El resultado de la contienda electoral fue ...

Comments are closed.