Internet »La Redacción »Redes sociales »Tecnologia »

La presunta asesina de Seseña y las redes sociales

Las redes sociales no viven de espaldas a la actualidad informativa y en ocasiones de hecho forman parte de la misma. En los últimos meses hemos visto numerosos casos dónde, por ejemplo, los medios consiguen material informativo rápidamente gracias a las redes sociales (fotografía de un atentado en Bilbao en que se colgó en Twitpic y de la cual hicieron uso varios medios). También hemos tenido casos más díficiles de tipificar como el descubrimiento de la fotografía de los presuntos etarras, Jon Rosales y Adur Arístegui, con la camiseta de la selección española de fútbol, debido a que estaba publicada en el perfil de Facebook del primero de ellos.

Y podríamos seguir citando casos tanto a nivel nacional como internacional en los cuales las redes sociales han originado o complementado la actualidad informativa. Sin embargo, esta semana se ha producido un caso particular que me ha llevado a realizar esta reflexión: a estas alturas prácticamente todos conocemos el hallazgo de una niña muerta en la localidad de Seseña y la posterior detención de la presunta asesina.

El aspecto concreto que captó mi atención fue la aparición de diferentes artículos en medios digitales dónde se informaba de la creación de un grupo de Facebook que mostraba , entre otras cosas, tanto fotografías de la presunta asesina como su nombre y apellidos. Las fotografías asimismo habían sido extraídas (se presupone) del perfil en Tuenti de la citada implicada.

¿CÓMO INTERPRETARLO?

¿Y cómo entendemos esto? En principio, no es sencillo. Una vez más, y como ocurre con tantos ámbitos en Internet, partamos de una gran indefinición a muchos niveles. ¿Es legal esta acción? Quién escribe estas líneas no lo sabe y ni mucho menos se travería a asegurarlo. Pero tampoco deber existir una postura muy definida cuando obervamos que no es la primera vez que ocurre algo similar y las reacciones no son concretas ni comunes.

El planteamiento aquí expuesto no pretende atacar a nadie, pero sí poner sobre la mesa algunas cuestiones. Si hubiese que acudir a buscar reponsabilidades, ¿hacia dónde debería mirarse? ¿Hacia Facebook? ¿Hacia los usuarios? Al fin y al cabo los usuarios son libres de utilizar ese canal en la medida que el propio canal permita.

¿LIBERTAD?

Cabe la duda sobre si u tilizar las redes sociales con este tipo de acciones conlleva nada positivo. El mismo grupo podría existir sin la necesidad de dar el nombre y apellidos de la presunta asesina y sin mostrar fotografías de la misma. Sin embargo, haciendo esto es posible que en realidad caminemos hacia un uso de las redes sociales (y de Internet) que recorta libertades en vez de ampliarlas.

Asimismo, no habría que olvidar en ningún momento lo peligroso que es olvidarse de la presunción de inocencia por muy claro que pueda parecer la culpabilidad de esta persona.

Y todo esto al margen de la edad de las personas implicadas, la nacionalidad o de la brutalidad del crimen. Factores que obviamente pueden tener su importancia para comprender según que cuestiones de este tema, pero que nos desviarían del debate propuesto: ¿este tipo de acciones obeceden a una mayor libertad en la red o, por el contrario, pueden terminar recortando libertades?

De entrada 9.625 personas le dan la razón a la existencia del grupo con su participación. Eso es un hecho.

Fuente de la fotografía: www.facebook.com

También te puede interesar...

  • Se acaba una etapa donde se ha acostumbrado a la sociedad a no pensar, la de los mass media. Comienza una nueva etapa con el reto de la participación ciudadana en los medios de comunicación, aunqu ...

  • 750 días de contenidos nos han ofrecido una pequeña dosis de lectura al menos. Procesos electorales, conflictos, emergencias humanitarias, debates energéticos, cumbres sobre el Cambio Climático, p ...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

1 Comentario

    • Sara
    • el 13/04/2010 a las 9:41 pm

    Estoy total y absolutamente a favor de la libertad de expresión, pero creo que hay que aplicar también la ética y el sentido común porque si no, estamos convirtiendo la seriedad del crimen o delito en un circo de carnaza morbosa.
    No creo que FaceBook sea un medio adecuado para difundir estas cosas, no está regulado de ninguna forma, no tiene en cuenta si el «delincuente» es menor de edad o no, si realmente es culpable, no tiene nada en cuenta que también tiene una familia… Y tampoco creo que poniendo fotos e información de esta chica se ayude a la investigación real. Los creadores de este grupo, supongo también menores, se movieron lógicamente por el odio y el rencor, y supongo que se les puede «perdonar», pero sí creo que FaceBook debería de alguna manera gestionar estas cosas, al menos, como es el caso, si se trata de delitos con menores implicados… que estamos hablando de un crimen, no de un pasatiempo.