Articulo Destacado »Economia »Empleo »

El despido rentable

El despido es quizás la primera preocupación de los españoles en periodos de crisis.El proceso traumático por excelencia en las relaciones laborales y, más aún, cuando es gestionado “de aquella manera” por las organizaciones.

El proceso de despido es una de las asignaturas pendientes para las empresas en España, así como para sus equipos de gestión, los cuales en su mayoría no están acostumbrados ni preparados para estos procesos.

La gestión del proceso por parte de la organización es de vital importancia, la implementación de dicho proceso tiene consecuencias hacia dentro (impacto en la organización) y hacia fuera (impacto en los trabajadores despedidos).

Culturalmente, en España prima el aspecto económico a nivel compensatorio, pero raras son las organizaciones en las que se realiza un proceso estructurado que permita sacar algo positivo fuera del ajuste de la plantilla en caso de necesidad.

Como decía, las empresas españolas son especialistas en darle una vuelta de tuerca a esta situación dramática, desde la canalización de la comunicación a través de canales de RRHH, usando meros voceros de la situación no implicados con la decisión, con el clásico argumento “viene de arriba”, como si de una escatológica condición meteorológica se tratase, eliminando cualquier traza de humanidad que hubiese en el momento.

Otro elemento característico es el momento. Los viernes a última hora parece el momento favorito para consumar el hecho, otro tinte deshumanizador, el empleado tiene el tiempo de trayecto hasta casa para pensar como expone la situación a su familia y el resto del fin de semana para darle vueltas a su nueva condición, añadiendole más nerviosismo si cabe.

Con todo esto, lo que se obtiene en el corto plazo:

  • Empleado dolido y cabreado: que en cierto modo puede ser más dañino para la organización que un cliente descontento, por el mero hecho de que conoce los entresijos de la compañía lo que le da mayor credibilidad a la hora de hacer un discurso sobre la empresa.
  • Deterioro de la imagen interna:  el resto de empleados ven una deshumanización en el trato, unida a la empatía con el despedido origina ansiedad, falta de identificación con la gestión y descenso de los niveles de compromiso.

Esto lo han entendido algunas compañías, especialmente las norteamericanas, tratando el despido de una forma “especial”, estudiando el proceso, ya que dice mucho de la cultura de la empresa y de la importancia que ésta da a su gente. Los recursos más valiosos que dicen los CEOs en muchos foros.

Así realizan procesos de outplacement, intentando incorporar a los empleados que salen en empresas de su ámbito, en clientes o en proveedores. O inplacement, reubicando a los empleados en otras áreas de la organización, o intentan maniobras de cesión de equipos a otra organización garantizando no sólo el conocimiento de los elementos individuales sino además su experiencia y garantía de funcionamiento como equipos consolidados.

Los resultados de la implementación de estos procesos y de la humanización del despido, son rentabilidad para la compañía. Tanto en retorno económico directo como en retorno de intengibles. Ciertas empresas,como Accenture en Estados Unidos, han comprobado que en un medio plazo el 30% del volumen de contratación tiene su origen en empleados que han pertenecido a la compañía y que han salido de ella por medio de este tipo de procesos, que han acabado trabajando en clientes o en potenciales clientes contratistas.

De la misma manera el nivel de satisfacción de los empleados que quedan no se ve deteriorado por las prácticas inadecuadas, por lo que se mantiene la identificación con el proyecto y con la gestión incrementando niveles productivos y calidad de servicios.

Las empresas españolas deberían incluir estas prácticas en su estrategia de RSC y que ésta no se quede en el mero “ahorre papel y no imprima este email (o este post) si no es absolutamente necesario”.

También te puede interesar...

  • Con el fin de año, llega a la empresa el interesante proceso de las revisiones  de desempeño y objetivos. El 2010, con los resultados de las organizaciones irremediablemente lastrados, las ret ...

  • ¿Esta crisis es el fin del directivo tal y como lo conocemos? ¿O debería serlo? ¿Ha cambiado algo en los mandos de las empresas españolas con las dificultades actuales? Muchas deberían empezar a e ...

  • Desde hace un tiempo algunas grandes empresas en las que colaboran amigos cercanos van dando bandazos, resultado de los costes de decisiones pasadas. Estas empresas con cierta solera, comparten al ...

Comments are closed.