Articulo Destacado »Letras Divinas »Literatura »

La muerte de Artemio Cruz

Para algunos, La muerte de Artemio Cruz es una brillante radiografía del México contemporáneo. Para otros, esta novela de Carlos Fuentes, publicada en 1962, es un retrato a ráfagas de un moribundo político e industrial mexicano, Artemio Cruz, quien desde su lecho de muerte recuerda cómo ha sido su vida.

Carlos Fuentes

El fragmento que reproducimos a continuación es uno de los más emotivos y desgarradores de la novela.

Regina… tus manos sobre mi cuello y… el olvido de tus encuentros… el olvido… de todo lo que existió… fuera de ti y de mí… ay Regina… sin pensar… sin hablar… siendo en los muslos oscuros… de la abundancia sin tiempo… ay mi orgullo irrepetible… el orgullo de haberte amado… el reto sin respuesta… ¿qué puede decirnos el mundo?… Regina… ¿qué pudo añadir a eso… qué razón pudo hablarle… a la locura… de querernos?… ¿qué?… paloma, clavel, convólvulo, espuma, trébol, clave, arca, estrella, fantasma, carne: ¿cómo te nombraré… amor… cómo te acercaré… nuevamente… a mi aliento… cómo te suplicaré… la entrega… cómo te acariciaré… las mejillas… cómo te besaré… los lóbulos… cómo te respiraré… entre las piernas… cómo diré… tus ojos… cómo tocaré… tu sabor… cómo abandonaré… la soledad… de mí mismo… para perderme en… la soledad… de los dos… cómo repetiré… que te quiero… cómo desterraré… tu recuerdo para esperar tu regreso? Regina Regina… esa punzada vuelve, Regina, estoy despertando… de ese medio sueño al que me indujo el calmante… estoy despertando… con el dolor… en el centro… de mis entrañas, Regina, dame la mano, no me abandones…

Fuente de la fotografía: IMGX

Comparte este artículo

Si te ha gustado este artículo, compartelo.

También te puede interesar...

  • Segunda entrega de Pussy, este vez nos presenta un nuevo personaje: Felipón, un chico muy pegado a Internet y la actualidad. En esta ocasión, Felipón va a conocer el ya famoso Test de la muerte.

  • Si hablamos de Ernest Andrei Friedmann y de Gerta Pohorylle probablemente no sepamos bien de quienes se trata, pero si utilizamos sus seudónimos, la cosa cambia. Robert Capa y Gerda Taro, res ...

  • Yong Vui Kong languidece en un pabellón de la muerte de Singapur tras ser condenado a la horca por poseer 47 gramos de heroína, denuncian los abogados que luchan por salvar su vida. El joven mal ...

1 Comentario

    • Jaime
    • el 30/06/2012 a las 12:56 am

    Hermosísimo pasaje del libro, justo lo estoy leyendo y esa me pareció una parte sublime.