Articulo Destacado »Ética medioambiental »Medio Ambiente »

Tener hijos: ¿necesidad evolutiva o capricho?

Todos los seres vivos necesitan tener descendencia para perpetuar su especie. Pero cuando una especie crece ilimitadamente empieza a ser una plaga que causa desajustes en el resto de seres vivos y en el propio medio en el que vive.

CerebroCreativoAnaliticoMWx

Cuando esto pasa en la naturaleza de forma muy acusada, dicha especie acabará por extinguirse. Esto se debe a una causa que voy a simplificar de este modo: si yo vivo porque me alimento de conejos y me como todos los conejos, en el momento en el que no queden conejos mi existencia tiene los días contados. Frecuentemente en la extinción de especies influyen diferentes factores. Conocemos el caso paradigmático de los dinosaurios, un conjunto de especies que llegaron a dominar la Tierra y debido a una combinación de causas acabaron bajo el vórtice de la extinción.
La especie humana es muy singular, porque además de tener una dieta omnívora, tenemos inteligencia. Son dos armas muy poderosas que pueden provocar muchos impactos en el medio que nos rodea y a la vez prolongar nuestra existencia hasta un punto incalculable.

Toda nuestra naturaleza e instintos están modificados gracias a nuestra inteligencia, esto nos conduce a un mundo donde el crecimiento poblacional de la especie humana es exponencial y seguirá siéndolo irreversiblemente hasta el momento en que alguna amenaza caótica nos aceche (enfermedades, guerras, desastres nucleares, catástrofes naturales, agotamiento de recursos, etc.).

¿Y QUE OCURRE CON LA NECESIDAD DE TENER HIJOS? ¿ES UN INSTINTO?

La verdad es que aún no tengo respuesta para eso. Para muchas personas es un deseo irremediable, para otras una decisión tomada tras un periodo de reflexión, para otras es una opción que les viene por sorpresa… Pero debemos admitir que a veces esa decisión está influenciada por la sociedad y sobre todo por nuestro entorno más cercano. Para muchas personas la madurez llega cuando se puede conseguir el pack coche, casa y niños. Sin embargo, en el mundo menos desarrollado tener hijos puede suponer un individuo más para trabajar, una gran ayuda a la economía de las familias, acelerando la madurez de los niños.

La cantidad de personas que en la actualidad habitan en nuestro planeta es posible gracias a la inteligencia del ser humano, la cual a veces se usa para bien y otras no tanto. Los instintos animales del ser humano se camuflan bajo su capacidad de raciocinio y no podemos llegar a saber con exactitud qué porcentaje de componente social y genético tienen nuestros comportamientos.
Hemos dejado el crecimiento de nuestra población en manos de una ciencia inventada por el propio ser humano que se llama economía, la cual sirve para generar riqueza a costa de agotar nuestros propios recursos y producir desechos. La expansión económica ha permitido un aumento de población considerable a lo largo de la historia. Sin embargo, la Tierra se degrada cada vez más y a pesar de que esto se conoce desde hace mucho tiempo, seguimos consumiendo recursos, produciendo residuos y contaminando.
Sin profundizar demasiado en los dos mundos, porque esto daría para otro artículo, el del “norte” y el del “sur”, el “pobre” y el “rico”, el “desarrollado” y el “subdesarrollado”, en el que se existe la posibilidad de tener hijos planificadamente y el otro en el que se tienen más hijos pero con menos probabilidad de supervivencia… ¿qué podemos hacer ante tal situación?

CAMBIO DE PATRÓN DE CRECIMIENTO

La solución pasa por plantearnos otra perspectiva, cambiar el patrón de crecimiento económico y social. Intentemos ser sostenibles en todo lo que hagamos, incluida la crianza.
No podemos pretender exigirles a los países en vías de desarrollo que no se desarrollen como en los nuestros se ha hecho. En ese sentido solo nos queda dar ejemplo, primero tenemos que empezar el trabajo desde casa, en nuestro entorno cercano, trabajo, barrio, ciudad y país.
No podemos permitir que las generaciones venideras vivan con una atmósfera sin ozono, que sufran tumores o que descubran que antes el nivel del mar era mucho más bajo y que había más superficie de Tierra emergente, en la cual había recursos útiles que se han malgastado. No podemos tolerar que se extingan especies antes de descubrirlas. No podemos contarles que hemos agotado totalmente algunos recursos energéticos y que no hemos usado las fuentes inagotables de energía…
Son muchas las cuestiones que podríamos poner en tela de juicio para llegar a una sola conclusión, que es la que a mí hoy me gustaría plantear: tenemos que dejar de crecer de forma insostenible para perpetuar la supervivencia de nuestra especie en este mundo. Al menos el mundo tal y como lo conocemos actualmente.

María José Ruiz Hidalgo

Fuente fotografía: www.thoughtineuskadi.com

También te puede interesar...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

  • Se acaba una etapa donde se ha acostumbrado a la sociedad a no pensar, la de los mass media. Comienza una nueva etapa con el reto de la participación ciudadana en los medios de comunicación, aunqu ...

  • 750 días de contenidos nos han ofrecido una pequeña dosis de lectura al menos. Procesos electorales, conflictos, emergencias humanitarias, debates energéticos, cumbres sobre el Cambio Climático, p ...

18 Comentarios

    • Tere
    • el 27/01/2010 a las 12:05 pm

    Sólo puedo darte la enhorabuena por lo bien que escribes y muestras tus ideas, puede ser porque te conozco y te quiero por como eres y como piensas, pero la realidad que cuentas es como somos hoy, como nos dejamos llevar por esa «ciencia inventada» de la que hablas.
    Estoy de acuerdo en la mayor parte, creo que el ser humano es el mayor desastre de este planeta, la mayor amenaza que hay para otras especies y la nuestra. Sin embargo me niego a no ver el lado optimista, me niego a evitar cambiar mis hábitos y los de aquellos que me rodean; creo que el mundo se puede cambiar y que está en nuestras manos, las manos de los que no nos conformamos con lo que «nos ha tocado vivir», que nos revelamos por las injusticias y que luchamos porque NUESTRO MUNDO sea el que queremos y no el que nos imponen…y por eso me quiero reproducir yo, no por tener hijos después de un coche o una casa, sino por cambiar el mundo, por transmitir esa sensibilidad de la que me siento tan orgullosa, porque alguien pueda continuar la lucha y pueda disfrutar de lo más bonito que tiene esta vida…y creo que si tú te reproduces será por lo mismo.

    Love you lot my friend!!
    PD. Un libro…una india en las estrellas…

    • María José
    • el 27/01/2010 a las 12:30 pm

    Tere, me gustaría mucho ver crecer a tus niños, como no, pero porque sé que tu decisión de tener niños es responsable y consecuente.

    Muchas gracias por todo…

    • Sara
    • el 27/01/2010 a las 12:43 pm

    Muy bien MJ, muy interesante el debate.
    Yo personalment, creo que reproducirse, aun siendo seres con inteligencia, tiene un punto bastante importante de instinto, sin querer decir que no tenga un punto de egoismo y capricho.
    Creo que eso de lo que habla Tere es la necesidad de dejar impronta, la necesidad de que tus inquietudes, tus pensamientos, tus actuaciones queden después de que tú te vayas y eso, a mi modo de ver, es una mezcla entre instinto e inteligencia.
    Lo que para un lobo es tener una camada, porque sus genes se perpetúan y más individuos implican persistencia, para nosotros lleva el añadido de transcender en otro ámbito, la supervivencia en la memoria, cosa que va inequívocamente unida a la inteligencia. Todo esto por supuesto en países ya desarrollados donde las necesidades básicas están cubiertas y sobrecubiertas, en otros países es otro cantar y es una mera elección entre vivir o morir, seguir o pararse.
    Con respecto a lo de la economía, el principal problema que tiene es que fue creada por nosotros y exclusivamente para nosotros y eso ha llevado a la situación actual. Aunque yo confío en que esa ciencia «inventada» que surgió de forma natural y se desvirtuó a lo largo de la historia, se «descorrompa» y sirva para lo que realmente nació y puede ser muy útil, como herramienta para gestionar los recursos que tenemos y conseguir que el desarrollo no siempre vaya acompañado de degradación, pobreza y desigualdades.
    Y ya paro que esto se alarga

    • letronic
    • el 27/01/2010 a las 2:59 pm

    reproducirse se encuentra registrado en nuestra forma de ser humana. Es inevitable. El deseo consigue la meta. Lo malo es que a pesar de las buenas intenciones (algunas personas no buscan ese objetivo) los hijos no dejan de ser un peldaño más en el desarrollo de nuestra vida y vista desde otra perspectiva la situacion pudiera aparentar el ser humano trata a su desdendencia como se puede tratar a los animales de compañia… les acariciamos, les vestimos como queremos, no dejamos que se desarrollen hasta que queremos, se les obliga a realizar acciones contra su voluntad….
    ahora dame la patita !!

    • anagil
    • el 27/01/2010 a las 5:29 pm

    Según tu artículo, yo soy «un capricho como otro». Es decir, como comprarse un ferrari rojo, un helado de fresa y nata o purito Reig… Según tu artículo, tener hijos sólo es consecuencia de ser algo bien visto socialmente y no algo propio, genéticamente, del ser humano. Según tu artículo, hay muchas, infinitas cosas que no me cuadran.
    Prefiero ser hija de mi madre y ser madre de hijos. No prefiero tener que cargar con la surrealista iniciativa de decirle a alguno de ellos: «Eh, tú no cabes en el mundo. Lo siento».
    No creo que lleguemos a vivir encima de los árboles por falta de espacio. No creo que el problema económico y social esté en suprimir, eliminar… quizás esté más bien en trabajar conjuntamente por la justicia, la igualdad y el derecho a una vida digna.

    • María José
    • el 27/01/2010 a las 6:29 pm

    ¡Dichosos caprichos andan por el mundo sueltos!
    Un capricho es la elección más deseada del ser humano.

    No me gustaría que se malinterpretaran las palabras, por eso te voy a contestar de forma que puedas entenderlo mejor. No se trata de eliminar ni suprimir personas, ni de decirle a nadie que no cabe en el mundo. En realidad hay recursos para toda la población del mundo, pero el patrón tendente de consumo globalizado, no da lugar a una supervivencia digna de las generaciones futuras, ni de muchas actuales.

    Se trata de plantearse los motivos por los que se desea tener descendencia realmente («el que pueda hacerlo desde su país desarrollado»). Si se desea realmente tener descendencia, al menos debería intentar reducir la huella ecológica que crea este hecho y la del maravilloso ser que se crea.

    No estoy en contra de la humanidad ni de sus seres, los cuales son perfectos porque están hechos de la misma materia que la naturaleza, la cual es perfecta.

    Es por ello este toque de atención, quizás con argumentos un poco surrealistas. Para que en nuestras cabezas surjan planteamientos que hagan reaccionar a las personas y trabajen como bien tú dices por la justicia, la igualdad y el derecho a una vida digna. Es un deseo de perpetuar la supervivencia de este mundo y de sus habitantes.

    • Eme
    • el 27/01/2010 a las 8:06 pm

    Quizá tener hijos por una cuestión de presión social pertenece más a generaciones pasadas; aunque, por desgracia, ciertas costumbres siguen siendo perpetuadas. Yo personalmente y sin pretender incurrir en radicalidades creo en una reproducción selectiva, es decir, debería existir un carnet de padres, con pruebas psicológicas incluidas, porque está claro que no todo el mundo debería tener hijos.

    • Tere
    • el 28/01/2010 a las 9:51 am

    Yo creo que no somos un capricho de nuestros padres, pero que sí nacimos porque era lo siguiente en la «línea de la vida», pues también lo creo…de todas formas siempre nos miramos a nosotros mismos y creo que este artículo es un ejercicio de abstracción, de mirar desde arriba, o desde abajo, o desde donde se quiera, pero quitándonos la piel de ser humano que tenemos…no se puede negar que hay muchos niños que son deseados, criados en ambientes felices, adecuados…pero también hay muchos otros que nacen por el egoismo de sus padres, por afianzar una relación, por creer que un niño es la solución, porque tengo mucho dinero…y después? que pasa con esos niños? yo conozco casos sobre todo del último, y es muy triste ver niños con caras de adulto, o con la soledad a cuestas…no se trata de no caber en el mundo, pero sé de pensar en lo que se hace, de ir más allá del instinto, de utilizar nuestra inteligencia para hacer cosas de forma correcta…
    Y tampoco podemos olvidar el otro trasfondo del artículo, nuestro hábitat…como especie, creo que estamos superpoblando la tierra y que los recursos se agotan o los agotamos por nuestro consumo irracional y no justificado, y eso es un problema para el futuro, una realidad incluso para quien no le guste mirar…igual no lleguemos nuna a vivir encima de los árboles, o igual si? quien puede saber eso? quien puede saber que ocurrirá de aquí a 100 años con la humanidad? lo que sí está claro es que ya hay mucha gente viviendo en las calles, quizá demasiada…

    • Borja Fernández
    • el 28/01/2010 a las 12:54 pm

    Hola, que buena onda el articulo Mª Jose!
    Cada vez que leo acerca de población y recursos me viene a la cabeza las clases de primero de carrera de Biología, las piramides poblacionales, las placas petri, las bacterias, los estrategas R y S ( creo que eran)… en mi opinión creo que con los recursos que tenemos en la actualidad podriamos ser el triple de población si se gestionara adecuadamente. Es decir tenemos recursos como para tener tres planetas con la misma cantidad de gente en cada uno que hay ahora mismo en el nuestro. Lo unico que viviriamos como animistas.

    Los niños vienen cuando menos te lo esperas. A veces por reproducción sexual, aunque viendo la sitaución de muchas criaturas de Dios yo optaría por adoptar. Por mi los hubiera tenido más joven, con inmadurez e inocencia, porque como bien comentan más arriba cuanto mayores los padres, los niños tambien.

    Saludos.

    • letronic
    • el 28/01/2010 a las 2:23 pm

    un carnet de padre YA !!!

    • anagil
    • el 28/01/2010 a las 4:54 pm

    De acuerdo con todos!!!!!!!! Pero el problema de la pobreza en el mundo se la tenemos que reprochar a los países desarrollados, que no mueven un dedo por ayudar a que ciertos países rindan económicamente y socialmente!!! Desde mi punto de vista, y visto desde arriba, creo que no es cuestión de tener más o menos hijos!!
    Buen día a todos!!

    • Tere
    • el 28/01/2010 a las 6:00 pm

    pues sí, yo tambien creo que precisamente a los países desarrollados no les interesa que otros crezcan o que se repartan las riquezas…egoismo, ansia de poder, de tener más de lo que necesitamos…es siempre lo mismo…pero yo confío en nuestra generación!! jeje…

    • Wario
    • el 29/01/2010 a las 10:02 am

    Me sorprende Borja, lo que dices habiendo estudiado Biología. Sí, podríamos ser 3 veces más viviendo como animistas. O el doble, comiendo carne de granjas intensivas, vegetales de cultivos en el mar y pescado de piscifactoría marina. Siendo biólogo, sabrás que siendo 6.000 millones, con 3/4 muertas de hambre, el mar ya esta a punto de colapsar, si no ha colapsado ya por la sobrepesca, las granjas intensivas usan toda la agricultura que sobra de nuestros alimentos para producir la carne que comemos y como consecuencia toda tierra cultivable, esta cultivada. Vamos que naturaleza donde hay un ecosistema donde puedas estudiar y observar los estrategas R y K o las dinámicas de población por ejemplo quedan pocos. ¿Ese es el mundo que queremos? alguno puede que si, pero los que aman, o mejor dicho, respetan la naturaleza, me cuesta creerlo!
    Por supuesto no es solo cuestión de superpoblación (a mí me gusta hablar de ella porque es la variable olvidada, la tabú), cuentan claramente el desarrollo de tecnologías limpias, el consumo responsable y la equidad social. Pero como en todo problema hay que trabajar con todas las causas si realmente quieres solucionarlo para siempre.

    Un abrazo y felicidades MJ por este artículo que esta generando un gran debate

    • Tere
    • el 29/01/2010 a las 12:48 pm

    he flipado con Borja! no había leído su comentario, y obviamente estoy de acuerdo con wario!! seguir creciendo a este ritmo…estamos locos o que??
    creo que este problema es difícil solucionarlo para siempre, precisamente porque aún hay demasiadas personas que no son conscientes de que necesitan el medio para vivir y actualmente el tema «eco» se ve más como una cuestión de quedar bien socialmente y estar en la onda que como la solución a un problema real de deterioro…todo empieza desde los gobiernos y como solo buscan riqueza no es viable…sin embargo creo que el pueblo tiene poder y si más gente tuviera conciencia del daño que hacemos sería mucho más rápido aproximarse a la solución.

    • heny
    • el 2/02/2010 a las 10:57 pm

    dios rubia me has dejado sin palabras…

    • ocelote
    • el 3/02/2010 a las 7:34 pm

    El asunto no es de tener o no tener hijos; puedes tener los tuyos por instinto, amor, soledad, frustración, lo que sea, el asunto es que ahí están y seguirán o no en la ruleta, tomando buenas o malas decisiones, vivendo las pasiones humanas con intensidad. Más allá de que puedas engendrar tus propios hijos y/o adoptar, la clave está en el legado, a través de la educación con el ejemplo; las cosas podrían cambiar al indagar en las posibilidades de un mundo menos esquizoide, apelando al decrecimiento material y al reencuentro de la Naturaleza, la cual regula que tan conveniente es una forma de vida

    • Amparo
    • el 17/02/2010 a las 1:27 am

    Yo estoy de acuerdo con el articulo, la finalidad del humano no es reproducirse y menos cuando hay tanta gente.
    Creo que todos los problemas tanto sociales, fisicos etc etc son producto de que hay mucha gente en este planeta

    • Bencomo
    • el 9/03/2010 a las 10:37 pm

    Acabemos con la industria, y todo se solucionará.
    Salu2