Letras Divinas »Literatura »

Superwoobinda

SuperwoobindaAldo Nove publicó en 1998 el libro Superwoobinda, un conjunto de relatos en tono tragicómico. Como si de hacer zapeo televisivo se tratará, algunos de ellos están inacabados; clic…se cambia de canal y empieza un nuevo universo.

Televisión, tecnología, bellezas mediáticas o vacío espiritual son algunos de los temas, contados desde el tono de la literatura pulp y mezclados, que no agitados, con algo de realismo sucio.

El libro comienza con el relato El gel de baño, muy divertido y algo gore. Para reírse un rato sobre lo absurdo de las marcas y la manera de venderse de las mismas, así como el poder de influencia que tienen sobre los consumidores.

FRAGMENTO: EL GEL DE BAÑO

“Maté a mis padres porque usaban un gel de baño ridículo, Pure & Vegetal.

Mi madre decía que ese gel hidrata la piel, pero yo uso Vidal y quiero que en mi casa todos usen Vidal.

Recuerdo que desde pequeño me encantaba la publicidad del gel de baño Vidal.

Estaba en la cama y veía correr aquel caballo.

Aquel caballo era la libertad.

Yo quería que todo el mundo fuera libre.

Yo quería que todo el mundo comprara Vidal.

Pero un día mi padre dijo que en el supermercado Esselunga había una promoción lleve tres pague dos y que debíamos aprovecharla. No pensé que incluyera el gel de baño.

Mi familia nunca me comprendió.

Desde entonces me compraba el gel de baño Vidal por mi cuenta, sin importarme que en casa hubiera tres frascos de Pure & Vegetal sin empezar.

Cuando entraba en el baño y veía apoyada en el bidé  una de esas horribles botellas de plástico me daba tanta rabia que debía expresarla de alguna manera, así que me negaba a cenar con ellos.

No todo puede ser comunicado.

Imaginaos que atacan vuestros ideales. Y, encima, por ahorrar un poco de dinero. Me quedaba en silencio.

Comía en mi habitación, patatas fritas y galletas Molino Blanco. Hasta había perdido las ganas de ver a mis amigos; cuando llamaban por teléfono hacía decir que había salido.

Cada día que pasaba me daba más cuenta de lo fea que era mi madre.

Si mi madre se hubiera metido en política nunca hubiese podido ser candidata a nada, con esas venas varicosas y los dedos amarilleados por el tabaco.

Mi madre me daba asco y me preguntaba cómo era posible que, de niño, la hubiera querido.

También mi padre envejecía cada día.

No cabía duda: había llegado el momento de cargármelos.

Una noche salí de mi habitación y les dije que había decido deshacerme de ellos.

Me miraron con sus ojos de viejos y, tal vez sorprendidos de que les dirigiese la palabra, me preguntaron por qué.

Les dije que como mínimo, debían cambiar de gel de baño.

Se rieron”.

Fuente de la fotografía: mercadolibre.com.ar

También te puede interesar...

2 Comentarios

    • letronic
    • el 10/01/2010 a las 6:22 pm

    ni lo conocia !!
    con lo que me gusta la literatura pulp !!
    el micro-relato es buenooo, esta muy bien !!

    • eme
    • el 13/01/2010 a las 12:19 pm