Acciones verdes »Medio Ambiente »

Fantasmas de color verde I

El lavado verde o greenwashing, es esa estrategia de marketing con la que lo más sucio se adorna de palabras como “sostenible”, “reciclaje”, “conservación”, “generaciones futuras” y otros clichés del lenguaje ecologista, que se ha impuesto en la comunicación de las empresas, y no sólo en su publicidad.

greenwashing

Lo último en greenwashing para confundir a la opinión pública o minar los cada vez más tímidos intentos de regular el impacto ambiental o el peligro sanitario de actividades insostenibles son las asociaciones supuestamente ecologistas, que se benefician de la credibilidad y buena imagen pública de que gozan las de Greenpeace, Amigos de la Tierra y compañía, pero que en realidad sólo sirven a los intereses de una o varias industrias que financian sus actividades.

Estos “falsos verdes” que se apoderan del discurso ecologista para llegar a conclusiones favorables para la industria nuclear, las químicas o el sector transgénico, sirven tanto para convencer a periodistas inexpertos de argumentos poco creíbles de otro modo, como para “trabajar” a una opinión pública confundida por el exceso de información mediática e, incluso, para “informar” a algunos políticos poco avezados. Aquí damos algunas pistas para desenmascarar a estos fantasmas del siglo XXI.

ORGANIZACIONES VERDES FANTASMAS

Ese es el caso del Forum Medioambiental para la Ciencia del Bromino (BSEF), una organización en torno a este compuesto usado masivamente como retardante de llama en equipamientos anti-incendio y que, entre otros muchos peligros, es tóxico para el cerebro.

El Observatorio de la Europa Corporativa (CEO) y asociaciones afines de Estados Unidos hicieron un seguimiento sobre este “ecoforum” cuyos informes y expertos negaban cualquier tipo de toxicidad en los compuestos brominados pese a que numerosos estudios científicos así lo advertían. Y demostraron que era una organización fantasma creada por Burson-Masteller, la mayor consultora mundial de asuntos públicos, en nombre de los cuatro mayores productores de bromino para presionar con argumentos supuestamente científicos y ambientales a los políticos de Bruselas que amenazaban con prohibir en Europa, como en otros lugares del mundo, los retardantes de llama brominados (BFR, por sus siglas en inglés).

“En mayo de 2003 –explica un informe del Observatorio CEO titulado Bruselas, el Barrio de la UE- varios periódicos y televisiones recibieron una carta en la que el bufete legal Harbottle & Lewis, en nombre del BSEF, les exigía que no reprodujesen las advertencias contra los retardantes bromados lanzadas por el Fondo Mundial sobre la Naturaleza y otros grupos ambientalistas. La carta terminaba con un contundente aviso: Tenemos que decir, para que quede constancia, que nuestros clientes harán un seguimiento de la cobertura de la prensa y demás medios sobre el tema de los retardantes bromados y no dudarán en iniciar las acciones precisas si se difundiesen afirmaciones incorrectas o imprecisas en relación a los BFR que perjudicasen los intereses de nuestros clientes”.

Llegados a este punto, parecía claro que la supuesta organización científico-ecologista no lo era en absoluto. La placa colgada en el portal 118 de la Avenida de Cortenbergh, en Bruselas, no oculta que su oficina y la de Burson-Masteller son la misma.

Fuente de la fotografía: realtor.com

Autor del reportaje: Rafael Carrasco. Agencia Dossier.

agenciadossier

También te puede interesar...

  • 750 días de contenidos nos han ofrecido una pequeña dosis de lectura al menos. Procesos electorales, conflictos, emergencias humanitarias, debates energéticos, cumbres sobre el Cambio Climático, p ...

  • Se acaba una etapa donde se ha acostumbrado a la sociedad a no pensar, la de los mass media. Comienza una nueva etapa con el reto de la participación ciudadana en los medios de comunicación, aunqu ...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

Comments are closed.