Articulo Destacado »Cine y teatro »Peli de sofá »

¿Wild? Man Blues

Si recordamos la escena de la ya comentada El club de la lucha, en la que el personaje Tyler Durden (Brad Pitt) le pregunta al blandito Jack (Edward Norton) con qué personaje relevante le gustaría luchar, en su momento, todos o casi todos pensamos en alguien en concreto, un político, un cantante o incluso, un familiar. Después de ver el documental Wild Man Blues, sus dudas se disiparán y, el objeto de su ira no será otro más que el artista antes conocido como genio, Woody Allen.

wild-man-blues

El documental, muy divertido y a veces exasperante, se vende como el seguimiento de la gira que Woody Allen y la New Orleans Jazz Band hicieron por Europa, a finales de los 90. La aparición de la banda durante los 105 minutos de metraje que dura el documental, puede concentrarse en diez, o casi quince minutos siendo generosos y contando la aparición de sus nombres en los títulos de crédito. Por tanto, el resto de minutos es para deleite de fans incondicionales y no tan fans del peculiar director.

Wild Man Blues supone todo un auténtico desfile de rarezas de este director. Si bien su hipocondría es mundialmente conocida, ésta queda patente en la película, cuando en Venecia una lancha pasa al lado de la suya y genera un pequeño oleaje que para Woody es como un tsunami. Se viven momentos muy dramáticos que Soon-Yi sabe resolver. Ella lo tranquiliza con su dulzura aunque, imagino, ésta hubiera preferido un dardo tranquilizante.

Y es que la cinta no solo muestra el lado más íntimo del director sino también el de su entorno. La figura materna, digna de esquemas freudianos, es con casi total seguridad la artífice de prácticamente toda la neurosis vital del director, y tiene un gran momento dentro del documental cuando, completamente asustada, pregunta por teléfono si Viena es un lugar conflictivo. Soon-Yi, canonizada seguramente por el Vaticano en un futuro, actúa como lo que es, pareja y Au Pair del director. Ambos son burgueses, muy burgueses, extremadamente burgueses y su actitud en los hoteles está muy próxima a la de Jennifer López y Marc Anthony. Son unas auténticas estrellas del star system, quiero decir.

Woody Allen está mayor. Nació en 1935 así que, hagan cuentas. Por está razón, quizá, deberíamos perdonarle alguna de sus últimas películas, más próximas al Show de Benny Hill (con todas esas chicas guapas e histéricas paseando por sus películas) que a la genialidad intelectual (quizás exagere) de Annie Hall, Manhattan o Hannah y sus hermanas.

Pero Woody, que está viejo pero no es tonto (aunque a veces lo parezca), sabe alternar. Su actual esquema de producción fílmica es sencillo; una película sin apenas publicidad o filtraciones a la prensa, como ha sucedido con la reciente y todavía en cartel, Si la cosa funciona, con su siguiente publirreportaje de cualquier ciudad refinadamente europea, (quizás terminen contratando a Woody para algún especial callejeros viajeros). La siguiente, París. Película-ciudad para la cual contará con Carla Bruni e, intuyo, con alguna otra actriz más de origen francés y que esté de moda en los EEUU. Mi apuesta: Marion Cotillard. Lo dicho, que Woody está un poco gagá pero aún cuenta con algo de lucidez.

Fuente de la fotografía: seul-le-cinema.blogspot.com

Comparte este artículo

Si te ha gustado este artículo, compartelo.

También te puede interesar...

  • 750 días de contenidos nos han ofrecido una pequeña dosis de lectura al menos. Procesos electorales, conflictos, emergencias humanitarias, debates energéticos, cumbres sobre el Cambio Climático, p ...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

  • Se acaba una etapa donde se ha acostumbrado a la sociedad a no pensar, la de los mass media. Comienza una nueva etapa con el reto de la participación ciudadana en los medios de comunicación, aunqu ...

2 Comentarios

    • letronic
    • el 30/11/2009 a las 2:45 pm

    Ya no es lo que era !!
    Woody Allen ya es cansa !!
    Sus películas te dejan una sensación de indiferencia abismal !!
    Su etiqueta de progre-neoyorkino hace unos cuantos proyectos que dejo de tener gracia !!

    • Eme
    • el 30/11/2009 a las 3:42 pm

    En este documental queda más que demostrado que progre no es, pero es tan nerd que es hasta divertido.