Actualidad »Articulo Destacado »Cine y teatro »Recomendaciones »

Celda 211

Celda 211 es una película bien hecha. Con normas clásicas, te sorprende a cada instante. Su tema, la prisión y un motín en ella, abordado en cine hasta la saciedad, es visto con nuevos ojos. Ya no hablamos de un mundo salvaje, más cercano a lo fantástico, lleno de tipos duros, blandos, inadaptados y clichés.

Luis Tosar

La cárcel es un edificio cercano, lleno de personas que nos podemos cruzar cualquier día por la calle. Gente como cualquiera de nosotros es quien vive al otro lado de los muros. Pero dentro, las normas cambian. No por la privación de libertad. La primera norma la suele incumplir el estado, o la institución, con comportamientos poco democráticos o legales. Y a eso se suma la jungla de quien allí vive.

Partiendo de aquí, Daniel Monzón crea una atmósfera en la que cabe de todo en sus 104 minutos: sorpresa, asco, tensión, miedo, repulsa, amor, risa, y mucha astucia, a modo de juego de ajedrez…o de ley de la selva.

Las interpretaciones son absolutamente perfectas. Luis Tosar, aquel cándido campesino que nos tocó la fibra enamorándose de una mulata en “Flores de otro mundo”, tan buenazo él, se transforma en un verdadero demonio, aunque en varias ocasiones nos ofrece una cara más humana. El descubrimiento por todo lo alto de Alberto Ammann; el buen hacer de dos clásicos, que se reivindican, como Antonio Resines y Manuel Morón. Hasta los secundarios son increíbles. No creía que el “Releches” fuera actor. Sinceramente pensaba que era el típico hallazgo de una directora de casting dentro de una prisión, un grupo de gente con problemas mentales o algo así. Luis Zaheras, un gran actor.

Celda 211, además de tenernos hora y media entre rejas, en medio de un motín, de una vida que cambia por completo en un día, nos acerca a ese sector de nuestra sociedad absolutamente repudiado. Lo dicen incluso en un momento de los diálogos. Son basura, y la basura se la aparta, para que no huela. Se aparta y nos negamos a considerar su existencia. Son algo anecdótico, que están allí porque tienen que estar, y lo vemos como algo lejano. Y ciertamente es así. Hay gran porcentaje de extranjeros, clase baja. No solemos conocer gente cercana que esté en la cárcel. Por eso, por su falta de formación y contactos, suelen no tener herramientas para quejarse si algo no va bien, si no se cumplen sus derechos. Pero como en todo siempre hay clases. Los terroristas ocupan un nivel privilegiado, una élite dentro de los presos.

Un ámbito absolutamente hostil, en el que nadie es lo que parece, en donde nadie es de fiar. Una película española que no lo parece.

Fuente de la fotografía: cineralia.com

También te puede interesar...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

  • Se acaba una etapa donde se ha acostumbrado a la sociedad a no pensar, la de los mass media. Comienza una nueva etapa con el reto de la participación ciudadana en los medios de comunicación, aunqu ...

  • Viene de: Gervasio Sánchez I Entre sus colaboraciones encontramos medios como la BBC, la cadena SER, la Vanguardia o Soitu.es entre otros. Supongo que será un orgullo contar con estos nombres e ...

2 Comentarios

    • Elena
    • el 26/11/2009 a las 10:15 am

    Un gran comentario. Has conseguido que me apetezca ver la pelicula, aunque reconozco que en principio no es un tema que me apasione.
    Solo hacer un pequeño apunte, pese a entender que tu ultima frase,en cualquier caso,ha sido un halago . Desde mi punto de vista, el cine español es tan bueno como cualquier otro, con actorer, actrices y directores fantasticos y peliculas increibles, que participan y ganan festivales de cine de prestigio internacional, y no tendriamos que estar contentos porque parezca una pelicula hecha en otro sitio(supongo que lease EEUU…). Espero que muy pronto empecemos a hablar con orgullo de peliculas españolas que si parecen peliculas españolas. :-)))
    Saludos desde Mañolandia.

  1. Felicidades, has conseguido que me aptezca verla, y la verdad es que no me llamaba en absoluto. En fin, otra para la lista, que no son pocas, de las peliculas que tengo pendientes por ver en el cine. Estoy de acuerdo con Elena, supongo que la última frase era una halago, pero hay que reconocer que el cine español es cada vez mejor, igual dentro de poco son los Estadounidenses los que se comparan con nosotros^^