Contenedor de Reciclaje »Medio Ambiente »

Menos tráfico de pesticidas I

La “crisis de los pimientos” de Almería, que durante 2007 hundió las ventas de esta hortaliza en Alemania, Holanda y Reino Unido por la presencia de un plaguicida no autorizado –el isofenfus-metilo– sacó a la luz el más que inquietante uso de pesticidas ilegales en el campo español.

pesticidas

Dos años después, esa “crisis” y las actuaciones públicas y privadas posteriores a la misma han provocado una revolución silenciosa en nuestro agro, y esta vez, ha sido para bien: no sólo se ha reducido claramente el contrabando de sustancias ilegales sino que las grandes dificultades para usar agroquímicos convencionales por sus crecientes restricciones, controles y costes -dificultades de las que el contrabando y uso ilegal también es consecuencia directa- está propagando los sistemas biológicos e integrados de lucha contra las plagas como nunca antes había ocurrido.

ACTUACIÓN DEL SEPRONA

Por ahora, no existen cifras sobre ambas tendencias -menos uso de agroquímicos ilegales y más uso de plaguicidas de bajo impacto ambiental-, pero es una realidad que reconocen todos los sectores implicados. Salvador Ortega es ingeniero de Montes y especialista de la Unidad Central del  SEPRONA (Servicio de Protección de la Naturaleza) en este tipo de delitos y ha visto un cambio radical del panorama agroquímico al que este cuerpo de la Guardia Civil ha contribuido notablemente y del que se siente especialmente orgulloso. “La tendencia es claramente positiva -explica este teniente del SEPRONA-. El área dónde el problema era más grave hasta hace relativamente poco (Almería y Murcia) ha mejorado mucho y, en el último año, se ha notado una drástica disminución en el consumo de este tipo de productos ilegales”.

La “patrulla verde” de la Guardia Civil desarrolló dos campañas masivas contra estos delitos en 2006 y 2007. El primero de esos años, justo antes de la “crisis de los pimientos”, se desarrollaron 290 actuaciones en toda España y, fundamentalmente, en el sureste peninsular, con dos detenidos, 22 imputados, 422 infracciones administrativas y 29 penales. En 2007 saltaron todas las alarmas por la presencia del famoso isofenfus en algunas partidas de pimiento almeriense exportadas a Alemania, Holanda y Reino Unido, lo que “cerró” esos mercados durante meses a la hortaliza española y provocó un gran daño a la imagen de la agricultura española entre los consumidores europeos, entre otras razones, porque sus competidores del norte aprovecharon el aparente descontrol español en el uso de plaguicidas para hacer campañas contra nuestros productos.

En 2007, sin embargo, la Guardia Civil multiplicó sus esfuerzos contra estos delitos y realizó 3.428 inspecciones, a las que siguieron 5.144 denuncias administrativas y 39 penales, con ocho detenidos y 24 imputados. Ya en 2008, con un cambio de tendencia muy acusado, la campaña del SEPRONA se ha concentrado en la Comunidad de Andalucía y en los meses de octubre y noviembre, y el resultado han sido 615 inspecciones, con 501 infracciones administrativas, 12 penales, 38.000 kilos de fitosanitarios intervenidos y 11 personas imputadas. Son cifras que indican que el problema sigue ahí en Andalucía, pero que se ha reducido en dos tercios respecto a la situación de los años anteriores.

NORMATIVA EUROPEA

No es sólo la disuasión del SEPRONA lo que ha cambiado las cosas. “Mas que nuestras operaciones -explica el teniente Ortega-, que han sido muy intensas, la ´crisis de los pimientos´ produjo tales pérdidas a los agricultores almerienses que esos o los de Murcia se han dado cuenta de que por ahí no podían seguir. Si, además, venía el SEPRONA o la Consejería de Agricultura, tomaba una muestra y veía algo raro, entonces, dejaban de vender y, encima, tenían que pagar una multa bastante considerable”.

Por otra parte, el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, así como las diferentes consejerías autonómicas de Medio Ambiente y de Agricultura, siguiendo las directrices que marca Bruselas, están favoreciendo claramente y por primera vez el control biológico y el control integrado –que combina una parte de química con procesos naturales, como el extracto de algas, ciertos hongos o sustancias eficaces obtenidas por fermento del suelo- para luchar contra las plagas agrícolas.

Y ambas alternativas están reduciendo considerablemente el uso de productos fitosanitarios. Incluso, en el “mar de plástico” almeriense -hasta hace poco, el mejor cliente en Europa de la industria agroquímica- se están imponiendo los sistemas anti-plaga mucho más benignos que los que eran costumbre. “Con las nuevas normativas de la Unión Europea -explica Alfonso Chamorro, ingeniero agrícola de una gran explotación de El Ejido (Almería)- han desaparecido el 70% de los productos que se vendían hasta ahora.

Al haber mucho menos producto donde elegir, hay gente que opta por comprar un ´producto pirata´ e inyectarlo en la fase de producción, pero el que quiere hacer las cosas bien ha tenido que optar por la única opción que le queda prácticamente, que es el control biológico -más caro- o la lucha integrada, que combina química y sistemas naturales”. “Ha sido una transformación completa en un año -reconoce el teniente Ortega-, ahora, lo que demandan los invernaderos del sureste es proteger las plantas con insectos predadores de la especie plaga, y no es exagerado decir que los agricultores bajo plástico de Almería son hoy unos entomólogos fabulosos”.

El responsable del Laboratorio de Referencia Comunitario de frutas y hortalizas para Europa, Amadeo Rodríguez, explica además que las crecientes exigencias y controles a los agroquímicos convencionales los han encarecido considerablemente y ahora es mucho más atractivo alternativas como la lucha integrada o el control biológico.

Fuente de la fotografía: noticias-ambientales-internacionales.blogspot.com

Autor del reportaje: Rafael Carrasco. Agencia Dossier.

agenciadossier

También te puede interesar...

  • Viene de: Menos tráfico de pesticidas I La propia patronal de los plaguicidas –AEPLA- está colaborando activamente en la lucha contra el uso de sustancias ilegales, una actividad que perjudica ...

  • 750 días de contenidos nos han ofrecido una pequeña dosis de lectura al menos. Procesos electorales, conflictos, emergencias humanitarias, debates energéticos, cumbres sobre el Cambio Climático, p ...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

Comments are closed.