Actualidad económica »Economia »Empleo »

¿La hora de la reforma?

health-reform-square-large200Todo el mundo opina sobre el tema y lo hace claramente desde diferentes ópticas: buscan o dan una solución para salir de ésta crisis que tiene una pinta muy muy fea. ¿Pero a costa de qué? Abaratamiento del despido, inflexión laboral, profunda reforma del obsoleto Estatuto de los trabajadores… en resumen, a costa del trabajador.

Como opinar es gratis, el presidente del Banco de España flirtea alegremente con el tema, lo deja caer, pero como tantos otros, no aporta un plan de medidas riguroso, (parece que en España está de moda el «hay que hacerlo, pero que lo hagan otros»). Simplemente cae en el topicazo de «si abaratamos el despido, extinguimos el paro» y salvamos el sistema productivo, el empresario se libera de la responsabilidad sin la obligación de descapitalizar la empresa para evitar los compromisos adquiridos. Hipócrita, ¿no?

No es más bien cierto que la figura del emprendedor que acomete una aventura con ilusión, genera riqueza, crea empleo y lo mima, es vilipendiada por ese complejo entramado burocrático, que ha de seguir sin rechistar para poder funcionar, agravado por un sin fin de cargas que más que allanarle el camino, tanto a el como a sus trabajadores, lo convierten en un laberinto de papeleo y trámites.

ESPAÑA NO ESTÁ PREPARADA: EMPRESARIOS Y TRABAJADORES

Creo que este país no está preparado para una reforma de tal calado, ni los empresarios lo están, ni los trabajadores tampoco. Estas reformas hay que hacerlas en el ciclo de subida, para que no sean sangrientas, para que sean asumidas poco a poco, para que tanto unos como otros lo interioricen.

Está lleno este país de empresarios «cigarreros», y no me refiero a los que se sientan con un «cohiba lancero» en el palco del Bernabeu los Domingos, sino a los de la fábula de la Cigarra, sólo se ocupan de gastar sin planteamientos racionales cuando las cosas van bien, sin previsiones, sin estrategia, sin planes de contingencia, y cuando la cosa se tuerce… echamos la culpa al «empedrado» como se suele decir y no a la calidad del management.

Los trabajadores no les andan a la zaga, muchos cambian después de conseguir el tan ansiado puesto de trabajo, se acomodan sin compromiso alguno, se dejan llevar por la inercia, el absentismo, se parapetan bajo la «indefinidad» de sus contratos, y cuando las cosas se tuercen… le echamos la culpa a la «deslocalización» y al empresario que es un «explotador».

PREGUNTAS

Dichas estas lindeces sobre la cruda situación del otrora llamado «milagro español», sigo preguntándome: ¿Por qué narices (perdón por la expresión) nadie piensa en una reforma de la ley de la Función Pública? ¿Por qué en este país no se puede despedir a un funcionario corrupto o con probada ineptitud? ¿Por qué nadie mide cuanto le cuesta a los empresarios y a sus trabajadores toda esta burocracia improductiva? ¿Por qué nadie es capaz de publicar en que medida este ejercito de funcionarios cercenan los beneficios y la rentabilidad del sistema productivo? Y por último: ¿Qué hacemos con  toda esta parafernalia de Sindicatos, Patronales, Cámaras, asociaciones… , que pululan en el entorno del sistema productivo sin generar un céntimo de riqueza?

¿ …Y no sería más fácil empezando por dar respuesta a estas preguntas ?

También te puede interesar...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

  • Viene de: Gervasio Sánchez I Entre sus colaboraciones encontramos medios como la BBC, la cadena SER, la Vanguardia o Soitu.es entre otros. Supongo que será un orgullo contar con estos nombres e ...

  • Se acaba una etapa donde se ha acostumbrado a la sociedad a no pensar, la de los mass media. Comienza una nueva etapa con el reto de la participación ciudadana en los medios de comunicación, aunqu ...

1 Comentario

    • Wario
    • el 17/11/2009 a las 12:04 pm

    Púes para el asunto recomiendo este artículo que me gusto mucho y creo que acierta muy bien con el perfil del español medio (no todos por supuesto):
    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/deje/pasar/crisis/sacar/provecho/elpepisoc/20091115elpepisoc_1/Tes

    Lo que más me gusta es que daja claro que los españoles estamos más bien esperando a que las cosas vuelvan a ser como antes y seguir haciendo lo mismo de siempre. ¡Que acomodados somos! Espero que si hay constructores esperando a que vuelva otro boom inmobiliario, se den cuenta pronto de lo irreal y absurdo de su espera y saquen esos billetes de 500€ del colchón para invertirlo en nuevos negocios más acordes con los tiempos y más sostenibles a largo plazo.