Actualidad musical »Música »

Una de críticos musicales y Bigott

Admiro al crítico musical fan. Al que te dice “esto es genial, y punto. No tengo que argumentarlo porque no hace falta o, porque, simplemente, no me da la gana”. Desafortunadamente esto pasa poco, al menos en las revistas musicales especializadas.

Bigott

Para muchos, disponer de una columna es como tener un espacio mágico donde poder elaborar una tesis divina y deslumbrante sobre su propia genialidad. Bueno, hasta aquí bien, porque, gracias a Internet, uno puede acceder con facilidad a la escucha de tal o cual disco mentado en tal o cual publicación pues, por fortuna, el nombre del artista y del disco sigue siendo más grande que el de la firma. Y aunque a muchos les duela, esto fue, es y será así.

Sin embargo, el problema llega cuando el crítico decide, desde su púlpito, aconsejar y orientar al artista. Bigott, un músico de enorme talento (sus tres discos, That sentimental sandwich, What a lovely day y Fin, son tres genialidades interplanetarias) lo está sufriendo en sus propias carnes, aunque seguramente, a él, se la traiga al fresco, o puede que no. Sus discos han sido muy bien recibidos por la crítica pero no así sus conciertos. El problema no es que sean malos, aburridos o el sonido sea atroz. No. El problema es que al hombre no paran de acusarle de no tomarse en serio a sí mismo y eso, según ellos, repercute para mal en su propuesta. Síndrome de profesor de primaria “el chico vale, es listo y lo coge todo a la primera, pero no se esfuerza todo lo que pudiera, por tanto le pongo menos nota que al tontico que ha hincado codos hasta la extenuación”.

Eric Clapton disolvió Cream porque recibió una mala crítica en la mítica Rolling Stone (y no hay más que ver la transformación de ambas partes a partir de entonces). Cada uno que saque sus propias conclusiones. Esperemos que Bigott no se disuelva a sí mismo porque unos funcionarios le digan que las cosas hay que tomárselas muy en serio, por lo menos, tanto como se toman ellos a sí mismos porque, entonces, pasará como le sucedió al propio Bigott en los conciertos de Radio 3. Que estuvo comedido, que intentó tomárselo en serio y que, claro, a pesar de sus geniales canciones y su voz enorme, faltó la chispa. La chispa que pierde el niño cuando se hace hombre o la chispa que pierde el hombre cuando se imagina hombre.

Fuente de la fotografía: unaparasoyuz.blogspot.com

También te puede interesar...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

  • Viene de: Gervasio Sánchez I Entre sus colaboraciones encontramos medios como la BBC, la cadena SER, la Vanguardia o Soitu.es entre otros. Supongo que será un orgullo contar con estos nombres e ...

  • Últimamente navego mucho por las aguas de redes sociales como Myspace. Entro en contacto con personas a las que les gusta el tipo de música que me gusta a mí y les hago la invitación para ser amig ...

2 Comentarios

    • fran
    • el 4/11/2009 a las 7:49 pm

    fantastica tu opinion. ademas quiero hablar de la parte contraria. cuando hay un artisa malisimo y un disco aun peor y tienes al locutor de la radio de turno o al presentador de tele haciendole la pelota simplemente porque si, a lo mejor solo porque es conocido, tambien esta bien que alguien pueda decir pues chico esto es una mierda, a ver si te lo curras mas.estoy harto de los locutores y presentadores pelota que no aportan nada. cierto es que cuando dices algo negativo tienes que decir un porque, no simplemente un no me gusta.
    como tampoco soporto al critico que solo critica, al que se sienta en su silla y no aprecia esfuerzo ni talento y busca nada mas que frikadas sin sentido que, claro ,nunca se dan.
    en fin… es un debate muy interesante este que has abierto.

    un abrazo

    • Voz en off
    • el 6/11/2009 a las 3:20 pm

    Eres un plumilla!