Actualidad tecnológica »Internet »La Redacción »Tecnologia »

Internet como camino hacia una democracia deliberativa

Internet es sin duda una revolución social. Los aspectos positivos, como la comunicación horizontal directa, global y a tiempo real o el acceso a la información, son beneficios que afectan a muchos, mientras que los aspectos negativos afectan principalmente a unos pocos con unos intereses muy específicos. Cierto es que no todo es blanco o negro, pero hablemos en términos generales.

Niños

Igual de cierto es que el uso de Internet contiene riesgos, como pueden ser estafas, información fraudulenta, pornografía infantil…, que ahora se vuelven más accesibles y más peligrosos quizás, no sólo por la arquitectura y la naturaleza del propio medio, sino por la ingenuidad de algunos usuarios. Pero no nos confundamos, esos riesgos existen también fuera de Internet, no son intrínsecos al medio, no le definen, sino que suceden en él como podrían sucederle a cualquiera, por teléfono o andando por la calle.

REGULACIÓN DE LA RED

Los mecanismos existentes para combatir tales riesgos se han visto ineficaces, principalmente porque haría falta una adaptación de recursos a nivel judicial y penal que son costosos, tanto en dinero como en tiempo, y aquí nos han  gustado siempre más las soluciones efectistas a corto plazo, sólo hace falta mirar en que se basa la actual crisis del ladrillo. Pan para hoy, hambre para mañana, y nunca fue más verdad que en los albores de este siglo XXI. La culpa de que nos vayan mal las cosas, y se lo digo desde mi extrema humildad de ciudadana de a pie, no es de Internet. La culpa, sin embargo, de que les empiece a ir menos bien a algunos, y que son mayoritariamente los mismos que han levantado su voz abogando por la urgencia de controlar la red como si fuera el diablo, tal vez sí lo sea. Y digo mayoritariamente, porque no todos pensamos igual, y siempre ha habido obreros, pobres y de derechas, eso no es una novedad.

INTERNET Y PLURALIDAD

Internet nos da la oportunidad de hablar públicamente, y quizás sirva para recordarles a nuestros representantes políticos que los ciudadanos de a pie también sabemos pensar y tenemos una opinión, la cual no siempre encaja (y no tiene por qué) con las ideologías mayoritarias. Tal vez sirva para hacerles entender que cuando escuchamos la radio, vemos la televisión o navegamos por Internet, no engullimos la información como si fueran verdades absolutas, sino que, en términos gadamerianos[1], nos “apropiamos” de ella, la elaboramos, y la integramos en una visión particular del mundo y de nosotros mismos. La solución que hasta ahora les ha sido tan fructífera en los Mass Media, la de dar un sólo discurso coherente, ya no nos vale. Los ciudadanos queremos más, merecemos más. Merecemos la confianza de nuestros políticos en que somos capaces de discernir entre lo correcto y lo incorrecto, lo bueno y lo malo para la sociedad. Para ello es necesario el debate, las opiniones contrarias, que lejos de suponer un peligro, nos enriquecen y nos permiten ser críticos. Merecemos también, siempre desde el respeto a los demás, la libertad de expresar públicamente nuestras opiniones, sean o no aceptables para los que ostentan el poder. Y finalmente merecemos, como ciudadanos, que nuestros representantes nos escuchen y nos tomen en consideración, puesto que son nuestra voz y somos nosotros los que les ponemos en el cargo que ocupan. Si nos limitan, nos censuran, están cerrando los ojos ante lo que en teoría deberían representar.

Megusta

DE LA DEMOCRACIA REPRESENTATIVA A LA DELIBERATIVA

En la medida en que hay más información disponible, los ciudadanos tienen acceso a los juicios y argumentos de otros, algunos con los que se coincidirá en mayor o menor grado, otros que defenderán una visión opuesta a la nuestra, aunque no por ello menos legítima. Rechacemos de una vez el modelo de democracia representativa de unos pocos, y encaminémonos a una democracia deliberativa[2], rica en opiniones, que nos permita un diálogo no sólo con los que nos son diferentes, sino con nosotros mismos.

En este sentido, las instituciones mediáticas juegan un papel fundamental, ya que es a través de ellas que los ciudadanos acceden a la información. Debemos exigirles que representen no sólo la opinión mayoritaria, sino la de los excluidos, la de los marginados, que sean visibles en esta sociedad y que vuelvan a existir a ojos de todos. Exijamos de una vez una realidad mediática real, sin censuras, puesto que es el paso previo fundamental para el desarrollo de la sociedad plural. La España actual es heterogénea, cada comunidad tiene rasgos distintivos, y la población (ahora más que nunca que contamos con más de 4 millones de inmigrantes) es cada vez más plural. Nos guste o no, la realidad se impone y la solución no pasa por acallar a los que no se suman a la opinión general.

Internet debe ser libre, puesto que nos da la posibilidad de encontrar discursos alternativos y nos recuerda a todos que somos responsables y autónomos, capaces de juzgar por nosotros mismos. Sin embargo, para poder estar a la altura y ejercer esa libertad en pleno derecho, debemos educarnos en la ética, la tolerancia y el manejo del nuevo medio digital.

No

Enlaces a las fotografías:

http://www.flickr.com/photos/dalbera/2738451853/in/set-72157621062328067/

http://www.flickr.com/photos/codiceinternet/3665516866/

http://www.flickr.com/photos/arguez/3580457469/in/photostream/


[1] Más información: Gadamer, Hans-Georg. Classical and Philosophical Hermeneutics. Theory Culture Society 2006; 23; 29 Version online del artículo en: http://tcs.sagepub.com/cgi/content/abstract/23/1/29

[2] Más información: Thompson, J.B (1997) Los media y la modernidad. Una teoría de los medios de comunicación. Barcelona, Paidós (1998), pág. 326- 331.

También te puede interesar...

  • Agia siempre nos ha traído estupendos reportajes relacionados con la red. Análisis pormenorizados y muy bien argumentados de los que te hacen pensar, pensar y pensar. En ocutubre de 2009, casi rec ...

  • Viene de: Internet y libertad de expresión De las primeras democracias griegas en el siglo VI a.C. hasta la de nuestros días existe un abismo, principalmente justificado por la naturaleza de ...

  • Internet, además de ser una nueva plataforma de comunicación horizontal, ha supuesto un nuevo poder civil. Las tentativas por parte de los poderes tradicionales para su regulación han generado tal ...

5 Comentarios

    • letronic
    • el 8/10/2009 a las 4:05 pm

    el blanco es blanco y el negro es negro !!
    lo que hay entre medias es el gris !! 🙂

    • barby
    • el 9/10/2009 a las 10:33 am

    internet es una esperiencia nueva ,algo grandioso ,una nueva reolucion

    • Arguez
    • el 15/10/2009 a las 11:41 pm

    Internet es el mejor ejemplo de lo que una cultura democrática puede ser, tiene de todo (aunque no todo bueno) y sobre todo una capacidad increible de comunicación, con unas mínimas bases bien sentadas y basadas en el sentido común (no bully, no abusos, no pedofilia…) internet es la herramienta social definitiva, no entiendo porque los políticos tienen tanto empeño en ponerle coto, salvo que dicho empeño se base especialmente en evitar que les quiten “el puesto” que deberían creer merecer.

    Gracias por usar mi foto.

    • Agia
    • el 16/10/2009 a las 10:11 am

    Y lo mejor… estamos al principio, yo creo que no podemos ni imaginarnos cómo puede desarrollarse en un par de décadas. Por eso es tan importante que hagamos oir nuestra voz, la de la gente de a pie, porque es ahora cuando se establecen las direcciones y los usos que tomará en un futuro. Gracias por los comentarios!

Trackbacks

  1. http://www.mundo.es/4806/noticia--internet-como-camino-hacia-una-democracia-deliberativa