De puño y letra »Literatura »

Penélope

ZapatoSe bautizó de nuevo. Acortó sus faldas, se rizó la melena, se compró todos los sujetadores que vio almohadillados y con encaje, se puso lentillas y se subió a unos zapatos de tacón de aguja. Tras dar unos tímidos paseos por el pasillo de su casa, tratando de contonearse como si fuera una pantera, decidió que estaba preparada. Abrió su bolso, dio un trago a su petaca dorada de whisky barato y salió a la calle. Se apostó en una esquina. El sol se escondía cuando Penélope, antes María, comenzaba su jornada laboral.

Fuente de la fotografía: Embelizzia

También te puede interesar...

  • 750 días de contenidos nos han ofrecido una pequeña dosis de lectura al menos. Procesos electorales, conflictos, emergencias humanitarias, debates energéticos, cumbres sobre el Cambio Climático, p ...

  • Treinta y seis horas de autobús de regreso al DF y una promesa: jamás volver recorrer miles de kilómetros del tirón, jamás ver pasar fronteras, mareos y monedas en las breves paradas de aduana, ca ...

  • Dos días y medio. 50 profesionales, emprendedores y futuros emprendedores. Un objetivo: sentar las bases de una nueva startup. Diferentes secciones: negocio, programación, diseño, marketing y comu ...

Comments are closed.