Actualidad económica »Economia »

¿Donde estabas la noche que cambio «el mundo»?

Hace un año por estas fechas, me encontraba preparando mi segunda visita a la Gran Manzana. En un septiembre otoñal, ideal para recorrer las calles de la ciudad sin sufrir el tropical clima veraniego o viajar en la cubierta del ferry a Staten Island sin acabar con una hipotermia por las inclemencias invernales que sufre la ciudad de los rascacielos.

lehman3

No imaginaba, que tal día como hoy hace un año, un terremoto financiero iba a sacudir los mismos cimientos del sistema, fue el día que cayó Lehman, uno de los bancos de inversión más poderosos del mundo.

Nadie se lo esperaba, ni siquiera los mismos que gestionaban el proceso de quiebra creían en la posibilidad cierta de que el gigante financiero desapareciera. Los mismos jóvenes prepotentes y despiadados ejecutivos que la noche anterior paseaban sus deportivos frente al club restaurant Lotus en el MeatPacking District, bajaban cabizbajos y con sus enseres en cajas de cartón la mañana del 15 de Septiembre de 2008, desde el 745 de la séptima avenida, sede de Lehman Brothers.

LA GRAN ESTAFA

La ambición infinita de los banqueros les hizo caminar al otro lado de la delgada línea roja, aplastar cualquier principio ético y de prudencia con el peso de millones de dólares, que transformados en productos estructurados complejos habían infectado cual pandemia el sistema financiero mundial.

La gran «estafa» piramidal servida en bandeja, los que medían el riesgo de estos productos complejos (las agencias de rating) ni siquiera los entendían, los que los compraban (véase bancos europeos) se fiaban de las agencias, no se si por un principio de ignorancia al no conocer los productos, o por mera ambición como sus compañeros americanos.

En cualquier caso, ese día desaparecieron los ahorros de miles de inversores que dejaron su dinero en manos de aquellos que confundieron la libertad de mercado con el libertinaje, ese día, fue la puntilla para un principio básico de funcionamiento del sistema, la confianza, muy tocada desde la caída de Bear Stearns, y de las hipotecarias rescatadas por la administración Bush, Freddie Mac y Fannie Mae nacionalizadas por los más acérrimos defensores del libre mercado, los republicanos que comandaban la nave.

ADIÓS A LA LIQUIDEZ

Así en un complicado efecto mariposa, desde hacía tres años, un numeroso grupo de familias norteamericanas dejaban de pagar sus hipotecas, lo cual se agravó con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria en USA, mientras el sector de la construcción español financiaba a los ayuntamientos, pagando cantidades desorbitadas por solares rústicos «urbanizables». infectando las calles de Porsches Cayenne y llenando las piscinas de hoteles como el Marbella Club de Champagne Moët, sin preocuparse mucho por lo que se les venía encima y que pronosticaban algunos «agoreros» que veían nubarrones ya por las islas Azores y aproximándose a la península.

Y de un plumazo desapareció la liquidez del mercado, los bancos cerraron los grifos del crédito aprovechándose de las inyecciones de liquidez para cubrir sus posiciones, y con un euribor disparado, el «oráculo de Lyón», Jean-Claude Trichet, obsesionado con controlar la inflación, se cubrió de gloria manteniendo los tipos altos dando el tiro de gracia al motor económico español, y agravando una crisis que ciertamente se ha convertido en una recesión en «L» pese al discurso ambiguo de los políticos, de los brotes verdes y de la luz lejana al final de un oscuro túnel.

¿FIN DEL CAPITALISMO?

Pareció que el día que Lehman caía, cambiaban las reglas del juego, que iba a cambiar el «mundo financiero», que era el fin del capitalismo tal y como lo conocíamos, pero no fue así, se han socializado las perdidas de bancos y empresas, los altos ejecutivos mantienen sus «Golden Parachute», contratos blindados con indemnizaciones millonarias, salarios de escándalo, gastos indecentes a la cuenta de empresas incluso intervenidas, como AIG, que para celebrar la intervención gubernamental celebró una fiesta para sus ejecutivos en un lujoso hotel por la módica cantidad de 443.000 euros.

Estos detalles todavía son puntos de la agenda del G20 que siguen sin resolverse, como el grado de intervención del regulador en el sistema o la responsabilidad de los actores que formaron parte del gran circo. Solo cambió un Mundo, el de los que han perdido su empleo, el de los que perdieron sus ahorros y el de todos los que están inmersos en un proceso de crisis del que tardarán mucho tiempo en recuperarse.

¿Donde estabas tu el día que cambió el Mundo?

También te puede interesar...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

  • Se acaba una etapa donde se ha acostumbrado a la sociedad a no pensar, la de los mass media. Comienza una nueva etapa con el reto de la participación ciudadana en los medios de comunicación, aunqu ...

  • Viene de: Gervasio Sánchez I Entre sus colaboraciones encontramos medios como la BBC, la cadena SER, la Vanguardia o Soitu.es entre otros. Supongo que será un orgullo contar con estos nombres e ...

2 Comentarios

    • luisinho
    • el 16/09/2009 a las 5:35 pm

    buen artículo de opinión…
    soy bastante escéptico a que las soluciones a todo este cúmulo de despropósitos salgan de las reuniones del G20. Incluso aunke a Sarko le dejen limitar las ganancias a los grandes banqueros (ke, en todo caso, tampoco estaría mal)
    El capitalismo financiero, especulador e improductivo, se rige por un único objetivo: aumentar beneficios, crecer, a toda costa. Y eso lo único que hace es concentrar riquezas y generar injusticias, en todas las formas imaginables. Ya lo dice la sabiduría popular: «El dinero llama al dinero»…
    .
    Seremos capaces algún día de imaginar otro SISTEMA?

Trackbacks

  1. http://www.mundo.es/4531/noticia-donde-estabas-la-noche-que-cambio-“el-mundo”