Música »Última nota »

¿Captas la belleza?

bellEn muchas ocasiones el ritmo al que van nuestra vidas es causa de multitud de males. Nos causa estrés, ansiedad, nos hace llevar una mala alimentación y un sin fin de cosas que se podrían añadir a la lista. Normalmente nos estresa el trabajo, las cosas de la casa, las mil y una actividades que hay que realizar para tener una vida plena… hay que vivir muchas cosas, hay que sentir muchas cosas, hay que hacer muchas cosas… a veces llegamos a pagar verdaderas animaladas para poder disfrutar de algún evento que es necesario ver, sentir, oir, experimentar … si no lo haces parece que no eres nadie en este mundo. ¿Pero somos capaces de saber disfrutar de las cosas buenas? ¿sabemos distinguir lo bueno de lo malo, lo bello de lo «no bello»?.

Pues según un estudio realizado por el diario The Washington Post parece que no. Realizaron un experimento social sobre la percepción, el gusto y las prioridades de las personas. Colocaron a un señor en una estación del metro de Washington tocando un violín con el que interpretaba obras de Bach. Durante los 45 minutos que estuvo el músico tocando apenas 7 personas se pararon a escucharlo y no mucho más de unos minutos, otras 20 dieron dinero al pasar casi sin interrumpir su camino (el violinista se ganó 32 dólares).

A los que más parecía gustarles era a los niños que sí paraban a mirar a ese mago que sacaba notas magistrales de su instrumento pero estos eran forzados a reanudar los pasos empujados por sus padres a base de tirones de brazo.

En fin… el violín dejó de sonar, el músico recogió sus bartulos para marcharse a su casa. Nadie se dio cuenta pero ese violinista que había en una parada de metro de Washington por la que pasarían unas mil personas en ese pequeño rato del día era Joshua Bell, uno de los más grandes músicos del mundo cuyos tickets para verle actuar cuestan más de 100 dolares de media (apenas hacía 2 días que había llenado un teatro en Boston). Las obras que interpretó son algunas de las obras más bellas y complejas de la historia y además lo hizo con un violín que está valorado en 3,5 millones de dólares nada más y nada menos.

Al parecer se trataba de ver si en un ambiente banal y en un momento inapropiado somos capaces las personas de percibir la belleza, apreciarla, valorarla… ver si reconocemos el talento de una persona en un contexto inesperado.

A mí la historia me llegaba vía mail con vídeo incluido del Washington Post que también podéis ver aquí. Un mail de los que te llegan muchos. Un mail de esos que reenvía la gente porque le parece gracioso, curioso o por cualquier otro motivo. El mail llegaba con una reflexión que merece la pena repetir aquí: Si no tenemos un instante para detenernos a escuchar a uno de los mejores músicos interpretar la mejor música escrita, ¿qué otras cosas nos estaremos perdiendo?

Una reflexión que desde luego yo ya he hecho, ahora tengo los ojos un poco más abiertos y los oidos algo más atentos, nunca sabes que te puedes encontrar en un estación de metro cualquiera ¿verdad?

Fuente de la fotografía: http://www.anthroblogs.org/

También te puede interesar...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

  • Viene de: Gervasio Sánchez I Entre sus colaboraciones encontramos medios como la BBC, la cadena SER, la Vanguardia o Soitu.es entre otros. Supongo que será un orgullo contar con estos nombres e ...

  • Se acaba una etapa donde se ha acostumbrado a la sociedad a no pensar, la de los mass media. Comienza una nueva etapa con el reto de la participación ciudadana en los medios de comunicación, aunqu ...

Comments are closed.