Articulo Destacado »Cuba »

Hacia el oriente: Santiago de Cuba I

barriomoncada« Ten cuidado en el oriente, niña » , me dijeron en La Habana. Sin embargo, sin cuidado y con paciencia, uno puede encaminarse a Santiago en un autobús de via azul, en un avión de Cubana Airlines, en un tren que se demora 36 horas o en una guagua si no abre la boca y demuestra ser un yuma (es decir, un extranjero o turista)..y la experiencia merecerá la pena.

Si la Habana resulta fascinante por su estática milagrosa y el bullicio de sus calles, Santiago guarda un encanto mucho más apegado a la tierra áfricana y a la tumba francesa, aunque en él también se encuentran las tendencias más novedosas de la vanguardia. Sus gentes son acogedoras o canallas, sus paisajes sobrecogedores, su café (que puede degustarse en los cafetales tradicionales como La isabelica o Dolores) delicioso.

Como todo en Cuba el secreto es dejarse fluir, y preguntar a la gente, que hora sabe, hora no, donde hay un concierto, una playa o donde encontrar de comer o para dormir. Aparte de los hoteles, uno puede encontrar hospedaje en numerosas casas, reconocibles por un símbolo azul, y la palabra «divisa» o «nacional» que hace referencia a la moneda con la que se pagará (una divisa es un CUC, y equivale a un dolar o a 24 pesos nacionales que puede conseguirse en las casas de cambio, pero no extraerse de los cajeros automáticos).

Existen, además de los restaurantes de los hoteles, restaurantes estatales o pequeños comercios donde venden pizzas caseras y refrescos, ideales para matar el hambre. Uno de los restaurantes que merece la pena visitar se encuentra en lo alto de un edificio de  la Avenida Victoriano Garzon. Allí, si el viajero está harto de carne de pollo y arroz, puede conseguir carne de res, que pertenece al estado o circula peligrosamente en el mercado negro, ya que matar una vaca constituye un crimen penado con la cárcel.

Santiago es también ciudad de luchas clandestinas antes del triunfo de la revolución Cubana en 1959. En el barrio de Moncada se encuentra el fuerte con el mismo nombre, anteriormente llamado de…y todo un símbolo en Cuba, ya que en 1953, en tiempos del dictador Batista, Fidel Castro junto con Raul Castro, Santamaría y 105 jóvenes que fueron instruidos en la granjita Siboney, asaltaron por sorpresa el cuartel y aunque fracasaron dieron un golpe psicológico al régimen que caería seis años después. Es interesante, por 2 CUC, entrar en su museo y tomar una visita guiada, para las que los trabajadores del lugar están más que preparados.

Tras el museo, una de las opciones es visitar el parque histórico Abel Santamaría, donde jóvenes y ancianos hacen ejercicio cada tarde, y bajar por el barrio de Moncada que, aunque derruido, esconde un encanto muy a lo cubano. La apariencia es de pobreza, pero en realidad los mayores timadores de turistas se encuentran deambulando en torno al centro citadino, ya que vivir del agasajo del extranjero es económicamente más rentable que vivir del trabajo constante. No os dejeis timar por los habitantes del lugar, ni cambieis «cocos por eructos»…

Comparte este artículo

Si te ha gustado este artículo, compartelo.

También te puede interesar...

  • Viene de: Hacia el oriente, Santiago de Cuba I. Tú, viajero, tampoco puedes perderte el Castillo del Morro, una fortificación comenzada por el ingeniero militar Juan Bautista Antonelli (hijo) y ...

  • Al norte de Marruecos, muy cerca de Tetuán, Chefchaouen (o Chaouen) nos da la bienvenida.  Es un pequeño pueblo interior asentado en las laderas de uno de los montes de El Rif, región montañosa co ...

  • Quedan pocos días para que empiece el Xacobeo… Y Galicia se prepara para recibir miles de peregrinos. A pesar del éxito unánime que tiene esta tradición, durante estos días el camino del Norte, qu ...

Comments are closed.