Articulo Destacado »La Redacción »

¿Tocado, hundido, volcado o cómo?

Tengo ganas de debatir. El número 16 de la revista de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España trae en portada un titular  refleja la situación actual de los medios de comunicación o, mejor dicho, de los empleados que trabajan en esos medios:  «las malas noticias llegan al mensajero«.

periodismo

Despidos, ERES, prejubilaciones, ajustes, incluso cierres de redacciones enteras. Muchas son las formas en  las que la situación está afectando a los profesionales de la comunicación, profesionales estos que dicho sea de paso no gozan generalmente de unas condiciones laborales «demasiado buenas» y entiéndase esta última expresión como un gran eufemismo.

El informe viene a reflejar, entre otra serie de datos, que según el Observatorio para el seguimiento de despidos creado por la Fape en noviembre de 2008, el número de afectados en los medios ascienda ya a 1.858 puestos de trabajo. Y esto solo es el principio, porque de hecho estos días se están desafortunadamente engrosando a toda máquina esos números. Ayer mismo se publicaban varias noticias relativas a Unidad Editorial, a ADN, al terrible descenso en publicidad de los medios (en caída libre), etc.

Las preguntas que podemos poner encima de la mesa son muy diferentes:

– ¿afecta realmente de semejante manera la crisis a las empresas de comunicación como para semejantes recortes?

– ¿quién está fallando, el que no ha conseguido dar con un modelo de negocio sólido o el redactor de turno?

– ¿se debe la crisis periodística realmente a la inversión publicitaria o a un problema muchísimo más amplio de planteamiento, modelo, dirección, etc?

Y muchísimas preguntas más, tantas como artículos generarán en el MW. Mi opinión no es objetiva y no lo es porque tengo meridianamente claro dónde están los errores y también bastante claro cual debería ser la dirección, por escribo estas líneas dónde las escribo. Desarrollaré todo en artículos posteriores como decía, pero para abrir boca: en mi opinión el ejemplo más absolutamente claro de la que NO es la dirección adecuada es el cierre de la redacción digital de adn.es.

Así que, de momento, mantengo la incertidumbre de saber si mi profesión está tocada, casi hundida, volcada (mirando para dónde no tiene que mirar) o de cualquier otra forma.

Fuente de la fotografía: http://www.laotratpa.com

También te puede interesar...

  • Se acaba una etapa donde se ha acostumbrado a la sociedad a no pensar, la de los mass media. Comienza una nueva etapa con el reto de la participación ciudadana en los medios de comunicación, aunqu ...

  • Viene de: Gervasio Sánchez I Entre sus colaboraciones encontramos medios como la BBC, la cadena SER, la Vanguardia o Soitu.es entre otros. Supongo que será un orgullo contar con estos nombres e ...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

1 Comentario

    • fran
    • el 29/03/2009 a las 2:57 pm

    y ahora aprovecharemos para coger a mas gente de practicas, becarios, etc… de los que poder abusar mientras otros se llenan los bolsillos y justifican los despidos con la crisis… y encima no te quejes que como esto es vocacional si no quieres estar tengo otros 25 esperando en la puerta… hasta que no haya mecanismo de control para esto…

    en otras profesiones si hay un abuso uno puede ir a los medios y darlo a conocer , en el periodismo no. nadie va a hacer publica una cosa que ellos mismos estan haciendo, de manera que unos se hacen la cama a otros.

    un dia vi una noticia en un medio que hablaba de como inmigrantes chinos trabajaban en un taller unas 12 horas por 50.000 ptas… esto era y para mi es, un escandalo… pero luego me pregunte…. cuanta gente habra en esa redaccion de becaria haciendo el trabajo de un profesional por menos dinero y haciendo mas horas?? probablemente muchos y ahora con la crisis mas… es esto un escandalo? para mi tambien… pero que medio esta tan saneado que pueda ser capaz de contarlo? eso es otra pelicula verdad? todos callaremos, y ni siquiera los periodistas seran capaces de luchar por su propio futuro… en realidad lo tienen muy mal.