Economia »Macroeconomía »

Democracia contraproducente. Volumen I.

Los políticos, con el paso del tiempo, tienen un menor margen de actuación debido al liberalismo económico que no les permite regular y controlar este crucial aspecto de la vida moderna. Es algo que actualmente se esta viendo con mas claridad debido las extraordinarias circunstancias que estamos viviendo.

islandia

El liberalismo más extremo ha permitido unos excesos de tal magnitud que han provocado incluso el derrumbe económico de Islandia, uno de los países con mejores «estados del bienestar». Vimos recientemente como se convocaba una cumbre mundial, que algunos, como el presidente francés, Nicolas Sarkozy, se atrevió a adelantar como la «refundación del capitalismo», otros incluso decían que serían los nuevos acuerdos de Bretton Woods.

Señalando la necesidad que se siente de que el estado tenga un papel importante dentro de la economía y las finazas, regulando y controlando para evitar tener que llegar al punto de solo intervenir cuando hay que socializar las perdidas para que estas no tengan un impacto sobre la economía real y consecuentemente, sobre la sociedad. Días después vimos como de la cumbre solo salía una mera declaración de intenciones en la que si se puso énfasis en que todo lo arregla la «mano invisible» de los mercados y la necesidad y voluntad de continuar con el neoliberalismo económico a nivel internacional. Por otro lado, en países como el nuestro, estamos asistiendo a una mayor regulación de la vida civil con normas que regulan gran cantidad de aspectos de nuestra vida cotidiana.

En las últimas décadas hemos asistido a una legislación masiva de los gobiernos que hemos elegido democráticamente que nos afecta en la forma actuar del día a día reduciendo gran parte de la libertad de elección de los individuos. En definitiva esto responde a una línea social en la que se considera necesario regular antes que dejar que las personas evolucionen cívicamente y culturalmente y sean ellos mismos quienes elijan su propia forma de hacer las cosas. En nuestro país, esta regulación masiva, puede responder a un menor sentido cívico por parte de los ciudadanos en comparación con otros países de la UE. Posiblemente debido a las prisas «civilizadoras» que normas de la unión exigen. Muchas de ellas necesarias para una mejor convivencia además de solucionar ciertos problemas sociales pero que, en mi opinión, con un proceso algo mas lento de educación y concienciación ciudadana también podrían haberse resuelto sin el riesgo que existe con la regulación por ley de que ciertos sectores de la sociedad saquen buen partido de ello –económico se entiende-. En definitiva, una sociedad menos libe individualmente y con una conciencia crítica menguante.

Continua en: Democracia contraproducente. Volumen II.

Fuente de la fotografía: cotizalia.com

También te puede interesar...

  • Esta es una pregunta que se hace ahora mismo mucha gente, que los partidos mayoritarios intentan desvirtuar hacia sus intereses. La mejor respuesta está yendo a comprobarlo, en la misma plaza. Tam ...

  • Se acaba una etapa donde se ha acostumbrado a la sociedad a no pensar, la de los mass media. Comienza una nueva etapa con el reto de la participación ciudadana en los medios de comunicación, aunqu ...

  • ¿Quién quiere regular Internet? ¿Quién debería hacerlo, en el caso que se debiera? ¿Quién puede hacerlo, en el caso que se pudiera? Y lo más importante, ¿cómo y en qué dirección? Éstas son algunas ...

2 Comentarios

    • Dr No
    • el 25/02/2009 a las 9:52 am

    Si de verdad crees que el liberalismo ha sido el culpable de la crisis y la debacle islandesa es que no tienes mucha idea de economía. La crisis la ha provocado la codicia y, mira tú por donde, la falta de regulación. (Las hipotecas basura es otra historia, que nacio en época de Clinton con aquello de «todo el mundo tiene derecho a una vivienda»).
    Regulación significa imperio de la ley, no más Estado. Regulación es reglas del juego claras y para todos, regulación es liberalismo. De hecho, son los liberales de verdad y no los oportunistas, los que apuntan que una regulación más clara habría evitado la crisis.
    Más Estado significa menos libertad, que otros decidan por el ciudadano y enormes maquinarias burocráticas, como el funcionariado, poco productivas y que son un lastre para el desarrollo.
    Continuará…

    • Wario
    • el 26/02/2009 a las 10:13 am

    Un placer Dr. No. Creo que en algunas cosas estamos de acuerdo pero tenemos conceptos diferentes. Para mi neoliberalismo implica, sobretodo con el neo, liberalismo salvaje, ese que proclama cierto sector de la sociedad que precisamente son los más oportunistas. Tratan de evitar toda regulación para hacer todas las artimañas posibles para sacar el máximo provecho posible. En la historia del hombre, siempre, poder ha significado corrupción. Si, son los culpables de la crisis pero también los que han hecho mil salvajadas para forrarse como por ejemplo el boom de la construcción española que también a entrado en crisis y ha hecho desaparecer gran cantidad de espacios naturales de gran valor.
    Estamos de acuerdo, regulación son reglas claras del juego y supuestamente con una ética y un fin de equidad social (por supuesto el que más curre que gane más, no me taches de comunista jeje). La administración, precisamente, tiene la función económica de redistribución de los recursos siguiendo esa ética y ese fin de equidad. Pero precisamente la regulación va en contra del liberalismo más extremo, ese que hemos seguido estos años. El articulo precisamente habla de la necesidad que se siente de regular por fin incluso las finanzas internacionales que escapan a cualquier control, permiten todo tipo de abusos y sus beneficios apenas repercutan en la economía productiva, la economía real, la economía en la que tu y yo vivimos.